martes, marzo 27, 2007

Restaurante El Colmado, en Pamplona


De nuevo, me han invitado a comer. Esta vez el restaurante ha sido El Colmado, en Pamplona, en la calle Iturralde y Suit 24.
El comedor lleno para ser entre semana, lo que dice mucho a su favor.
Todo comidas de negocios, gente tranquila y pausada charlando a media voz, lo que permite escuchar la música de fondo y no hay ese barullo molesto de otros locales.
El menú degustación solicitado, bien en líneas generales. Raciones suficientes, bien elaborado, muchos matices aromáticos y conjunción de sabores que hacen jugar a la imaginación.
Ensalada tibia de pato, menestra de verdura navarra, merluza a la plancha, carrilleras-creo que llamadas aquí galtas- y un postre de chocolate con piñones y helado.
Satisfechos y con un pesado lastre estomacal para continuar la jornada laboral.
El vino para acompañar, sin muchos datos, han sido dos garnachas. Un garnacha blanco de Montsant y un garnacha tinto navarro, de nombre Jardín de Lúculo 2005. De este último he observado como eran varias las botellas que se descorchaban para compartir el estupendo vino que contienen.
El restaurante tipo loft, como he oído por ahí, consta de varios ambientes lo que le da un carácter diferente a lo que estamos acostumbrados. Guarda toda la estructura del antiguo taller de reparación de vehículos, incluso el tamaño, y diseño, de la puerta principal. Según se entra hay un espacio dedicado al comercio de alimentos y vinoteca. Sin división física, la siguiente zona es la destinada para bar o dispensa de bebidas. Antes del comedor hay una zona de estar con unos cómodos sofás y una chimenea que confiere cierto confort y define un lugar discreto y agradable para charlar con la compañía. El comedor es amplio, de techos altos, con una luz que crea un ambiente acogedor muy sugerente y una acústica diferenciada.
A todo el mundo le gusta, creo, por el diseño innovador y lo poco habitual de los materiales utilizados. La cocina es moderna respetando, en cierto modo, recetas y productos típicos de nuestra cocina y añadiendo toques de cocina del Nuevo Mundo.
La Guarda de Navarra, fiel a sus principios, recomienda El Colmado, sobre todo, por su carta de vinos. Amplia, sin ser agotadora, y muy variada, encontrando marcas casi exclusivas del local y unas denominaciones que confirman la valentía, el conocimiento y la preocupación de Alex, el sumiller, por todo lo que rodea al vino.
¡Bon appètit!

8 comentarios:

Luismix dijo...

¡Hola!

¿A que adivino el blanco..... Les Sorts 05?.

jaja, no soy ningún adivino pero el Les Sorts está en la carta de Alex.

¿Que te pareció?, a mí es un vino que me gusta, destacaría su frescura.

Saludos.

LuisMix
Saludos.

LuisMix

La Guarda de Navarra dijo...

Bingo! Ese era, aunque yo lo destacaría por todo menos por su frescura. Si te refieres con frescura a la acidez,claro, ya que en boca adolecía de ella. Como vino mediterraneo demostró su calidez y sus aromas, incluso su mineralidad, pero muy escaso de acidez para ser blanco.
Un saludo, y seguro que le doy otra oportunidad. Publicaré su cata.

LuisMix dijo...

Uhmmm!, curioso, este garnacha blanca no suele ser un vino pesado sino que tiene ese toque de frescura que le da gracia.

Tendremos que catar el 06 que estará apuntito de salir.

Saludos.

LuisMix

La Guarda de Navarra dijo...

Deseando estoy. Gracias por tus comentarios.

SobreVino dijo...

¡Hombre! Casualmente creo que comeré en este local el viernes.

Con lo que contáis del Les Sorts uno y otro me quedo con la duda...

Saludos,

La Guarda de Navarra dijo...

Ya nos contarás.
Saludos.

LuisMix dijo...

Hola Oscar.

Verás que la carta, y precios son muy interesantes. Una sugerencia de Ciudad Real, Finca Coronado 01, nariz interesante, con armazón, vivísimo y con una buena longitud. Ah!, y es bastante complicado de encontrar.

Saludos.

LuisMix

SobreVino dijo...

Apuntado está. Creo que me comentaste tambié en su momento de un Rioja dificil de encontrar y que El Colmado tenía en su carta. No recuerdo...