lunes, marzo 26, 2007

Chateau Mouton Rothschild 2001



Algo decepcioné me quedé con este franchute. Apasionado que soy de ellos, reconozco que esperaba algo más. Y no quiero decir que no me gustara, eso es impensable, pero después de pagar 189€ uno se merece, al menos, que le deje una huella imborrable. Bien, pues esta añada nada de nada. Tal vez algo de paciencia y un descorche pasados tres años hubieran sido mano de santo, pero ya no hay marcha atrás ni una segunda oportunidad.

Chateau Mouton Rothschild 2001.
Procede de Francia, de la zona de Pauillac, en el Haut-Medoc. Las variedades con las que se elabora son cabernet sauvignon 77%, merlot 11%, cabernet franc 10% y petit verdot 2%. Pasa en barrica entre 19 y 22 meses, no hace falta que lo juren.
A la vista presenta un color apicotado con ribete granate, aunque con algún signo de evolución, y con capa media-alta. Lágrimas densas y un brillo atractivo. Genera expectación.
En nariz, a pesar de llevar abierto cerca de tres horas, la primera impresión, que se prolongó durante minutos, a copa parada era toffe, café. Lo mismo que cuando visitas el despacho de Juan Valdez en Colombia.
Poco a poco, y con agujetas en la muñeca, conseguimos sonsacarle información. Ni haciendo de policía bueno, ni de malo. No salió de los matices ahumados, torrefactos, maderas, como el cedro, y tostados. Finalmente algo de fruta sobre un interesante fondo mineral. Menos mal que nos dijo algo, eso si, con mucho esfuerzo.
En boca nos muestra un paso fácil, con una elevada acidez y unos taninos muy vivos. Es largo pero no le llega al Sassicaia, anterior, ni a la altura de la suela. Siguen predominando los tostados y al menos nos regala algún caramelo de cubalibre. Menos da una piedra.
La Guarda de Navarra disfrutó de este vino y aprendió nuevos valores de los vinos de Burdeos desconocidos hasta entonces. Lo recomiendo sin ninguna duda. Hay que beberlo sin condiciones y si han pasado algunos años más seguro que multiplica sus virtudes.
De todas formas es preferible compartirlo con alguien que lo haya comprado, a esos precios es mejor apostar con el bolsillo de otro.
¡Au revoir!




4 comentarios:

SobreVino dijo...

François Audouze, el "coleccionista" de vinos francés y declarado amante de Mouton, reniega abiertamente de la añada 2001.

Yo no he probado otro Mouton, pero si se me cruza delante otra añada creo que le daré otra oportunidad. Trataré, como tú, de no comprar la botella entera yo sólo, claro :-)

Un saludo

La Guarda de Navarra dijo...

Será una elección inteligente. Antes de publicar el post, pero despues de escrito, he buscado otras catas en la red para comparar y casi me arrepiento. Pero he sido consecuente y si es lo que me pareció, adelante. También podía haber sido al reves. Me alegra que me digas que a François Audouze, a quien no tengo gusto de conocer, tampoco le convenciera esa añada. Me quedo tranquilo pues he visto catas por ahí que parece que hablan de vinos absolutamente diferentes.
Este mundo es grandioso, por eso me gusta. Cada cual tiene su gusto y por ese aspecto se debe comenzar a amar un vino. Los vinos clonicos para los ignorantes. Un vino es un ser vivo y no tiene por que ser igual todos los años. Quien busque eso que sea por libre elección no por obligación.
Un saludo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Qué pena abrir una botella así y que no os llene las expectativas...en fin, en mi experiencia bastante amplia con los burdeos, tengo bien presente que no hay que catar jamás con apriorismos. La gente suele sobrevalorar públicamente (por razones y motivos ajenos a los estrictamente sensoriales) vinos que no lo merecen, sobre todo, si pertenecen a las grandes casas, como es el caso.
Otra vez será, pero no hay que desesperar, en efecto, sino buscar otra oportunidad!
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

No si el vino estaba bien y al final incluso se podía disfrutar, pero por ese precio creo que se le debe exigir un minimo de simpatia y de conversación tocando muchos temas no ciñendose a los terciarios, que pueden llegar a aburrir.