miércoles, diciembre 31, 2008

2009 ¡Que gran año!




Y después de Navidad, Año Nuevo. De post en post.
Para todos los amigos de La Guarda de Navarra mis mejores deseos para este año entrante.
Que el 2009 nos aporte salud y amistad. Que la recesión les toque a quienes la crearon y que disfrutemos del vino como hasta ahora, sin prisas y en buena compañía.
¡Feliz Año Nuevo!

Uno de tantos deseos que espero cumplir: “Reunión de bloggers en Laguardia”
Lanzo la idea y espero respuestas. Dos ya es un número suficiente para realizarla.
¡Quien se adelanta canta!






Fotos de la galeria de Jorge Castilla

domingo, diciembre 21, 2008

¡FELIZ NAVIDAD!




Ya parece que amaina el delicioso temporal de trabajo que he vivido. Lo que se suponía catástrofe natural ha quedado como dulce lluvia primaveral.
Considero exitosa la excepcional campaña navideña y considero bien invertidas las infinitas horas dedicadas al trabajo junto a un equipo para el que no encuentro calificativos suficientes, después de un derroche absoluto de profesionalidad y de tiempo.
De todo esto se deduce la nula actividad del blog y la aspiración de, una vez pasadas estas fiestas de excesos y cada vez menos sentimiento, intentar, una vez más, ser constante y regular en la aportación de contenidos.
La Guarda de Navarra:
OS DESEA A TODOS UNA FELIZ NAVIDAD.
Bueno, como siempre, a todos no.
¡Que el vino acompañe cada mesa junto a familia y amigos! Que así sea.

jueves, diciembre 11, 2008

Un alma caritativa, ¿en el 2008?


Post de agradecimiento al alma caritativa de la Avenida de Navarra.
Hoy, al mediodía, mientras me dirigía a mi domicilio, algo infrecuente, para comer con mi familia y luego volver al trabajo, ocurrió lo improbable: Rotura de embrague.
Lugar: Carril izquierdo de una vía saturada de tráfico, antes de la rotonda del barrio de Azpilagaña, dirección hospitales.
Incidencia: Demora de la grúa por otros servicios de casi una hora.
Armado de paciencia. Ataviado del favorecedor chaleco amarillo fosforito. Con el pertinente triangulo a cincuenta metros del vehiculo. Observando impotente como imbéciles casi, encima, me atropellan. Con un frío viento del norte azotando mis quebradizas orejas y un sol que, afortunadamente, ha mejorado, al menos, el tono de mi cutis facial.
A lo lejos, en lontananza, avisto a un individuo de mi especie. Viste el mismo chaleco que yo y se acerca por el arcén jugándose el tipo ante animales hambrientos que aceleran sin compasión.
¡Cáspita!
- Buenas tardes. He aparcado mi coche en el cercano barrio de Iturrama y vengo a ver si necesitas ayuda.
Me froto los ojos. Tal vez sea un espejismo. El sol y el frío tal vez están minando mi moral y mis percepciones.
¿Quieres que empujemos el coche y lo retiremos hacia un lugar más seguro? Puedo parar el tráfico mientras lo intentas.
Como todo era inútil y sólo era posible esperar a la grúa, permaneció junto a mí brindándome su compañía hasta la llegada de la asistencia.
En ese momento nos dimos la mano y se fue en silencio, como llegó.
La Guarda de Navarra quiere agradecer, de corazón, su extraordinaria y esplendida forma de actuar. Es extraño encontrar la compasión de nuestros semejantes y sorprende, tal y como esta nuestra sociedad, tropezar con un ser bueno que de forma altruista y generosa se ocupe de alguien que no conoce y que, quizás, no vuelva a ver en su vida.
Me hubiera gustado compartir el vino que está reforzando mi alma mientras escribo.
Un Pujanza 2002 que después del paso del tiempo se muestra pletórico en matices cromáticos, en intensidad aromática. donde notas especiadas y confitura golosa colman las expectativas previas al descorche. En boca la madurez tan fresca y la amplitud tan sabrosa reafirman mi apuesta por esta bodega.
¡No, si en el fondo ha sido un gran día! Ya te digo.

miércoles, diciembre 03, 2008

El cubo de Rubik y un Odipus Negro




A mis cuarenta y un años he logrado terminar un cubo de Rubik.
Tengo un hijo, he plantado árboles y todavía no he escrito un libro. Bueno, si reúno todos los post de este blog y los edito puedo cumplir con la tercera premisa. No es mi intención.
Parece que voy viviendo según lo previsto. Bien está, y me alegro, pues a algunos por salirse del guión de los utópicos se los cepillan sin miramientos y por la espalda. ¡Mala vida y mala sangre!
Yo por ahora, según mis planes, deseo disfrutar de la vejez, que no de la pensión, continuar probando vinos, visitando tierras y conocer gente que tenga mucho que contar, gente de la que aprender y gente que merezca la pena.
El resto de los mortales me la trae floja. Los intolerantes tienen para mí su lápida dedicada y un lugar donde enterrar su perturbada conciencia.
Siguiendo el comienzo de la reflexión, el cubo de Rubik era una espina de mi niñez.
Recuerdo a los amigos, pocos, que con garbo e inteligencia eran capaces de mover los dichosos cuadraditos de colores y acabar completando cada una de las seis caras.
Hoy gracias a Internet y a toda la información que surge de este refugio de la libertad (por poco tiempo) uno ya puede, por medio de sencillas formulas, enfrentarse a este horrible artilugio concluyendo victorioso y animando el espíritu cansado a estas alturas del año.
Para celebrar esta proeza brindo con un Odipus Negro. Garnacha de Viñas Viejas 2007.
Vino de Navarra, de la bodega Viñedos y Crianzas R. Reverte.
Extraordinario color, cereza vivo con ribete violáceo. Nariz de gran intensidad donde moras y violetas coexisten dando al conjunto una inusual frescura. En boca se muestra vivo, amplio y alegre.
La Guarda de Navarra avisa, a quien quiera oír, y hace saber, que este vino se asoma al mercado cargado de ilusión y ganas de hacerse notar. Para marcarlo de cerca.
¡En la vida siempre hay motivos para la esperanza!

martes, noviembre 25, 2008

Louro do Bolo 2007


Tengo tres minutos para escribir esta nota de cata. Al ataquerrrrr!
Louro do Bolo 2007.
Bajo mi humilde opinión tres características resumen este gran vino, ejemplo de lo que debe ser un vino extraordinario: Intensidad aromática, franqueza y equilibrio en boca.
Ni voy a hablar de Rafa Palacios, ni de Valdeorras, ni de la variedad godello. Poco importa si este Louro va, poco a poco, abandonando los vertiginosos bancales o si el roble normando aporta lo que debe aportar.
Tras un día complicado este vino me ha devuelto la vida y me ha confirmado que hay productores, suelos, variedades y zonas que merece la pena conocer.
A la vista el color amarillo verdoso y sus reflejos irisados hacen despertar la curiosidad de la no habitualidad.
De nariz intensa, franca y perfumada. Especiado, frutal, floral y mineral. Lo tiene todo. Notas de albaricoque y melocotón. Recuerdos a flores especiadas, punzantes como el jazmín y de otras especies intensas que embriagan iglesias y floristerías. Fondo de tiza en una ambiente fresco y dulce al mismo tiempo.
Boca para enmarcar. Amable, carnoso, aterciopelado y muy, muy equilibrado. Intenso, especiado, expresivo.
La Guarda de Navarra, me temo, acaba de decidir guardarse las pocas cajas que le quedan. Vino para compartir…con uno mismo.
¡De lo mejorcito de este año que va terminando! Interesante evolución en botella.

viernes, noviembre 21, 2008

Ferratus 2005


A veces pierdo el sentío con algún vino.
He aquí el resultado:

Amanecer luminoso
De ilusión contenida.
Energía para la vida
En un paladar sabroso.
Fragante equilibrio, complejidad.
Tempranillo, elegante variedad.
Notas de amor pasional.
Carnosos besos, terciopelo natural.

La Guarda de Navarra recomienda este Ferratus 2005, no hay mejor ribera.
¡Probadlo y veréis!

jueves, noviembre 20, 2008

¡Somos riojano alaveses! Alto y claro.


Acabo de leer una nueva entrega de la revista Berberana que mensualmente llega a mi domicilio en Pamplona.
Como siempre toda la ilusión y la emoción de leer noticias de mi tierra como nexo de unión con mis raíces se tornan tristeza en cuanto abro la primera página.
A una legua se ve el sentido y la orientación de la publicación.
Gracias a las imágenes uno se mantiene al día de la chavalería de nuestro territorio histórico y reconoce a quienes ahora no se mueven ni a tiros para salir siempre en las fotografías: representantes del estado vasco y, mayoritariamente, de los ayuntamientos de un partido político.
Se habla mucho de Rioja Alavesa pero sin convicción. Parece como si debiésemos algo a alguien, como si nos diera vergüenza ser parte principal de un todo o un todo independiente de algo.
Siento lastima e indefensión cuando leo artículos que intentan justificar lo injustificable.
Tengo la sensación de que cuando diseñan la publicación carecen de independencia y eso me preocupa.
Y sobre todo me irrita que proyectemos una falsa imagen de nosotros mismos.
Berberana, salvo error, omisión o engaño, tiene que ser nuestra revista, la de todos los riojano alaveses. El vehiculo cultural de una tierra, no de la vecina. La que fomente el amor y el conocimiento de nuestra historia, vista del lado que se quiera pero nuestra historia, sin cuentos. La que respete y busque nuestros verdaderos orígenes, por que los tenemos, aunque este mal decirlo o no se subvencione.
Para los vascos somos riojanos y para los riojanos somos alaveses, pues que se jodan ambos por que somos riojanos y alaveses. He dicho.
Espero comentarios y alguno anónimo, imagino.
¡Viva la Rioja Alavesa y sus vinos, por supuesto!
Adjunto un link de una noticia que resume el post. Diario El Mundo.

martes, noviembre 18, 2008

Enos crianza 2005, de Gonzalo Celayeta


Gracias a la esplendida bondad de su creador, Gonzalo Celayeta, he tenido la oportunidad de probar un vino de Navarra que debe estar orgulloso de pertenecer a la D.O. foral. Y no cuesta entre uno y dos euros que parece ser el precio que se debe pagar por la mayoría de crianzas y reservas de la comunidad. ¡Que insolencia!
¡Ya llegará el Comité de Cata del Consejo Regulador y pondrá a cada uno en su sitio! Aunque permitidme que dude dada la actual coyuntura y la difícil situación que afecta a todo el sector a nivel nacional.
Decía que he tenido acceso a un crianza con carácter y absolutamente fiel a la personalidad de quien lo elabora.
Después de doce meses de barrica, las uvas de tempranillo, garnacha, merlot y cabernet sauvignon se expresan en este Enos corazón crianza.
Se elabora en Olite, capital del vino, y se embotella en Beire.
Enos 2005, de Gonzalo Celayeta.
En vista muestra el color intenso de una cereza madura, ribete amoratado. Lágrima densa. Vivo, limpio y brillante. Buena capa.
Nariz absolutamente frutal, donde arándanos, ciruelas y moras amortiguan el fondo de regaliz y las notas minerales, ferrosas. Recuerdos a incienso y tenues ahumados. Gran frescura e intensidad.
La boca es alegre y vibrante. Glicérico en su tacto, de amplio recorrido y largura. Sabroso y equilibrado. Taninos puliéndose. La botella serenará sus bríos.
La Guarda de Navarra recomienda paciencia hasta su puesta de largo. Interesante y expresivo.
Un tinto navarro, ¿y por que no?

domingo, noviembre 16, 2008

III Salón del Vino de Pamplona en Cella Vinarium

El sábado Vinarium volvió a ser una fiesta.
Cientos de aficionados disfrutaron de las treinta y cinco bodegas llegadas de varios puntos de España.
Jóvenes apasionados por el vino, jóvenes de ambos sexos, que durante todo el día motivaron a las bodegas con sus ansias de probar y conocer.
De alguna manera son el futuro del vino y Vinarium, me cuentan, los va a cuidar como su más preciado tesoro. Ni lo dudéis mientras permanezca en pie.
Luego, como siempre y como viene siendo habitual, se echo en falta a los mismos. Ya se sabe, con certeza, que Cella Vinarium no es la vinoteca del consejo regulador. Se entiende que los divos, divas, expertos, divinos del vino, instituciones, representantes de colectivos que algo tengan que ver con el vino y demás prole deben descansar el fin de semana, pero también es una gran oportunidad de apoyar con su presencia el buen hacer y el tesón de las bodegas navarras que participaron en el evento, quienes por cierto también, quizás, hubiesen preferido acompañar a sus familias y aparcar el trabajo unas cuantas horas.
No importa, el próximo año se celebrará el IV Salón del Vino de Pamplona y podrán resarcir su desidia y falta de interés.
Tal vez desconocían que el acto iba a ser cubierto por algún canal de TV local y que publicaciones forales les inmortalizarían per sécula seculorum. Lo dicho, tendrán otra oportunidad el año que viene.
Hecho el inciso es de destacar la presencia de bodegas navarras relativamente jóvenes y de producciones que permiten aplicar mimo y cariño en las vinificaciones: Viña Anitz, Ozalder, Valdelares, Urabain, Azul y Garanza, Viñedos y Crianzas R. Reverte y Tandem, entre otras.
De La Rioja: Viñedos Fin de Siglo, Vallobera, Sierra de Cantabria y Marqués de Cáceres.
De Albacete: Santa Margarita.
Ribera del Duero: Pérez Pascuas – Viña Pedrosa.
Cigales: Hiriart.
Priorato y Montsant: Clos Figueras y Laurona.
Cavas Nadal y Parató.
Somontano: Viñas del Vero.
Jerez: Bodegas Emilio Hidalgo.
Cariñena: Bodegas Añadas – Care.
Más de Navarra: Marco Real, Camilo Castilla, Castillo de Monjardín, Irache, Grupo Domecq, Marqués de Montecierzo. Fernández Arcaya, Nekeas, Valcarlos, Palacio de Sada, Alzania, Pagos de Araiz, Inurrieta, Albret y Príncipe de Viana.
Y por último de Francia llegaron dos borgoñas, blanco y tinto de Saint Romain, Alain Grass, que mostró DeVini.
Como podéis imaginar el ambiente fue fantástico, los vinos magníficos para cada paladar, las bodegas generosas en tragos y explicaciones, la organización inmaculada y el día inolvidable.
¡Quien estuvo os lo puede contar!

lunes, noviembre 10, 2008

Terran de Vallobera 2006


Hagamos una parada en la rutina diaria y disfrutemos de una de las sorpresas más agradables que he encontrado en los últimos días.
Javi San Pedro Ortega se aprovecha de la bondad, y de la sabiduría paterna, para lograr a sus veinte años este vino con un carácter y una expresividad extraordinaria.
Cuenta con la gran ventaja de una excelente selección de las uvas y la utilización de los mejores elementos en su elaboración, pero son muchos los que ni así son capaces de destacar en el panorama enológico nacional.
Javi, para mi, ya destaca y despunta con este Terran que desde la etiqueta obliga a prestar una atención especial.
Nace de las Bodegas Vallobera, en Laguardia, Rioja Alavesa, España.
Se elabora, dicen, con Tempranillo cien por cien y permanece en barrica de roble francés durante más de catorce meses. El 2005 se combinó también con americano.
Terran de Vallobera 2006.
A la vista, y con la mariquita todavía golpeando el hipotálamo, se muestra con un precioso e intenso color cereza y un ribete entre aframbuesado y violeta. Matices ambos de su juventud. Atractivo, con lágrima densa.
Nariz con mayúscula intensidad y franqueza, donde los aromas frescos y frutales matizan el perfecto ensamblaje con la madera.
Yogurt de fresa, caramelo de cubalibre, frutos secos como el almendruco, deliciosos torrefactos sobre un fondo mineral. Armonía interior.
Muy elegante en boca. Sabroso con una largura reseñable. No avasalla sino todo lo contrario, permite beber y se deja beber.
Fresco, bien estructurado, carnoso y con un ligero amargor final se encuentra en el inicio de su vida y se acabará apaciguando en botella.
La Guarda de Navarra quiere recalcar la elegancia y la finura del Terran tanto en boca como en nariz. Se aleja, por su modernidad, de potencia y concentración a pesar de su aspecto.
¡Las apariencias engañan!

jueves, octubre 30, 2008

Un trozo de mi vida


Este país continua, y hasta cuando, siendo una puta mierda.
Hoy han querido asesinar el futuro, han querido aniquilar la poca libertad que nos queda y han llenado el cielo de Pamplona de una tristeza gris y densa.
Para mi el campus de la Universidad de Navarra es el pulmón de nuestra ciudad, por muchos motivos.
Con mi familia es el lugar más relajado y tranquilo desde donde desconectar de la triste realidad social, en el más amplio sentido de la palabra.
Hace años alguien me dijo que jamás pisaría su hierba, que jamás pasearía entre sus árboles y que nunca admitiría su belleza, por todo lo que representa.
Fue entonces cuando descubrí el placer de disfrutar de la naturaleza sin rodearme de gentes que, pensando lo mismo, se echan al monte a reivindicar sus utópicas irracionalidades. ¡Que paz!
Mi historia en Pamplona comienza en esta universidad. En el edificio de Ciencias, rodeado de gente, que a pesar de lo que muchos piensan, teníamos, y tenemos, diferentes creencias e ideologías. Así las gastábamos los estudiantes de biología, bastante raros pero respetuosos con nuestros semejantes incluso proviniendo de sistemas educativos radicalmente opuestos, ¡por el momento aquí, todo llegará, no nos instan, por la fuerza, a irnos a estudiar a Logroño!
No tolero que alguien quiera borrar mi historia, parte de mi vida.
Si quieren puedo dar ideas de donde colocar la próxima bomba, un amplio sector de la sociedad agradeceremos el desenlace.
La Guarda de Navarra recomienda visitar el campus. Por él cruza el Camino de Santiago, en él juegan los pequeños, reposan nuestros mayores y solo le falta una viña que culmine su paisaje.
¡Y mientras algunos recogiendo las nueces!



domingo, octubre 26, 2008

Equus 2005



Quiero compartir con vosotros un extraordinario vino extremeño, Vino de la Tierra de Extremadura.
Viña Santa Marina, Mérida (España), es el nombre de la bodega que lo elabora y que recientemente me ha informado que ha recibido la Giralda de Oro al mejor crianza en el Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos, aunque pase solo seis meses en barrica de roble americano y francés.
Se utilizan tres variedades de uva, a saber: 85% Tempranillo, 10% Cabernet Sauvignon y 5% Syrah.
Es de los vinos que yo catalogo como esplendidos por todo lo que ofrece. Sin llegar a los 5€ brinda las mejores sensaciones.
Equus 2005.
A la vista se muestra atractivo con un color cereza intenso de amplio ribete granate. Capa media y buena lágrima.
Nariz embaucadora. Franca y elegante. Buena intensidad en notas de regaliz, notas florales, lilas y violetas, y frutales como la confitura de mora. De su paso por la barrica encontramos recuerdos a chocolate, betún y cueros finos. Es balsámico y presenta un fondo de tierra.
En boca se muestra vivo y de paso amable. Taninos maduros y una frescura deliciosa.
Cuerpo medio y largura notable.
La Guarda de Navarra lo recomienda pues ya ha comprobado que quien lo prueba queda gratamente sorprendido.
Salvadas las dudas iniciales a su procedencia extremeña y al bajo precio (si es caro mal y si es barato peor) son sobresalientes las expresiones resultantes ya al primer sorbo.
Por cierto Mohamed, ¡Dios, Patria y Equus!
Me solidarizo con el chaval que tendrá que pasar año y medio en una prisión marroquí por escribir en la pizarra ¡Dios, Patria y Barça!
Que mal humor tienen por esas tierras.
¡Descorcha un Equus y perdónale, hombre! ¡Animo!

domingo, octubre 19, 2008

Aromas y sensaciones otoñales



Hoy debe ser mi día de suerte. Al menos eso dicen cuando alguien pisa una cagarruta de perro.
Este fin de semana lo he pasado en Laguardia respirando la vendimia. Visita a bodegas y a alguna viña para disfrutar de los vivos colores del otoño.
Hoy después de comer me he dado un garbeo por “El Collaó”, o por lo que queda de él. Cientos de toneladas de hojas se acumulan por doquier confirmando la estación anual pero afeando el aspecto de cuidado habitual que, al menos en el recuerdo, tiene.
Posiblemente la brigada de limpieza del ayuntamiento se encuentre vendimiando de ahí el aspecto de dejadez tan bochornoso.
Y entre tanta hoja, y entre tanto chucho que campa alegremente a sus anchas, a pesar de las señales de prohibición (señales redondas con el ribete rojo y en el fondo blanco el dibujo de un can), mi zapato derecho ha sentido la textura blanda, casi caliente, de la deposición animal. ¡Compraré lotería!
He viajado en el tiempo cuando en la niñez, sin tanta maquina de limpieza, los basureros de antaño nos concedían licencia para amontonar las hojas y colocarlas bajo las murallas a modo de colchón mullido donde saltábamos y nos divertíamos, con riesgo pero sin daño.
Niños faltaban en El Collaó que como quitanieves humanos hicieran el trabajo para mostrar nuestro paseo como merece.
La Guarda de Navarra agradece al dueño del perro la higiene, la misma de la que carece en su casa, y la posibilidad que me ha dado de ganar el Euromillón.

¡Que bonito, que bonito!

martes, octubre 14, 2008

IEC#12. Fuente Elvira 2004



Cuando Joan, De Vinis, propuso hace unas fechas la convocatoria número doce de Iberoamérica en Cata, enseguida supe el vino elegido para la causa: Vino de Rioja Otoñal cosecha 1982, año de Naranjito, de Bodegas Olarra. Pero no lo he encontrado, ni me lo he planteado.
“Proponed un vino que os sugiera, que os recuerde "otoño" y explicadnos por qué. ¿Nos encontramos aquí tras la próxima luna llena, entre el 14 y el 15 de octubre?”
Que vino mejor que un Otoñal para acertar con la decisión. ¡Lastima!
Un segundo de reflexión y ¡eureka!
Otoño, estación para la meditación, estación de transito entre el calido verano y el frío invierno, donde los días nos brindan una luz especial y los paisajes muestran una belleza y un colorido que a casi nadie dejan indiferente.
Debido a su excepcional color dorado, limpio y brillante.
Atendiendo a su complejidad aromática donde la fruta blanca (albaricoque y lichis), la mantequilla y los frutos secos conviven con una, todavía, extraordinaria frescura. De carácter especiado, con recuerdos a hierbas aromáticas, a monte bajo. Notas amieladas junto a cáscara de cítricos o naranja glaseada.
Y por disfrutar de una boca amplia, carnosa, con buenísima acidez, larga y sabrosa.
Me decido por un Fuente Elvira 2004, blanco de Rueda fermentado en barrica elaborado por Pedro Escudero con Verdejo en La Seca (Valladolid).
Por las razones organolépticas anteriores y por todo lo que sugiere este vino, pienso que esta añada consumida en la actualidad transmite el otoño con gran franqueza.
Proporciona momentos de paz espiritual. El nervio óptico es testigo de las preciosas notas cromáticas evolutivas. Se encuentra en una fase transitoria de su vida. Y, por último, se permite armonizar con unos hongos a la plancha y unas castañas asadas.
¡Que pena que sea la última botella que guardaba!

lunes, octubre 06, 2008

Hoya Hermosa 2005


Y questa notte…un vino de la Tierra de Castilla (y también de La Mancha).
Directamente de Bodegas Santa Margarita en Caudete (Albacete), un Hoya Hermosa 2005, elaborado con Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah.
A la vista se muestra con un color cereza intenso, casi apicotado y opaco, con un ribete muy granate. Vivo y brillante. Buena lágrima con densidad notable.
Nariz de media intensidad con carácter afrutado sobre un potente fondo de tierra. Levemente especiado. Podríamos destacar, por recordarlo en el futuro, notas de cereza y pimienta negra sobre esa base de tierra.
La boca es fresca a pesar de los 14 grados que marcan en la etiqueta. Como para tomarlo a temperatura ambiente que dicen muchos taberneros.
Tiene correcta amplitud y largura. Es sabroso con un claro predominio de la fruta sobre la crianza.
Paso amable, casi untuoso, con cuerpo y bien estructurado.
Muy interesante y equilibrado.
La Guarda de Navarra se atreve con este vino a acompañar cualquier alimento. Uno que es valiente, para que andar con remilgos.
Con toda la bazofia que esta pasando por mis manos, por mis papilas, en las últimas fechas mas vale aprovechar la primera ocasión y disfrutar de la comida.
No suelo cultivar en exceso la técnica de los maridajes, o mejor dicho armonías, pero siendo consecuente con la mejora en la calidad de los vinos puedo afirmar que todavía quedan aquellos cuyo mejor compañero es la gaseosa o la coca cola.
¡Y encima hay osados que creen que te hacen un favor rebajándolos a la mitad! Vaya insolencia y desfachatez.

domingo, septiembre 28, 2008

Altos de Losada 2005





Hoy he disfrutado, y sufrido, con la carrera de Formula 1 en Singapur. Fernando Alonso ha ganado con nocturnidad, riesgo, inteligencia y algo de fortuna.
Un español de Asturias del que esperamos muchas más alegrías.
De la vecina provincia de León, de la D.O. Bierzo, me llega un vino que me ha parecido realmente extraordinario.
Altos de Losada 2005.
Losada Vinos de Finca aportan savia nueva al Bierzo. Apostando por viñedos viejos, de difícil acceso, elaboran este vino de carácter elegante, sutil franqueza y fina sabrosidad.
De suelos arcillosos, las suaves laderas aportan la orientación y el soporte adecuado para dibujar las principales características de este Altos de Losada.
La bodega se sitúa en Pieros, aunque las uvas de este pura sangre se recogen en Valtuille de Arriba.
La variedad Mencía es la única responsable de su atractivo e intenso color, de su marcado aroma a regaliz, de su frescura, de su amplitud y de su largura.
Vino que nos hubiera ofrecido una excelente evolución temporal, si se lo hubiésemos permitido. Ya es tarde, pero las sensaciones que nos ha dejado han merecido la pena.
La Guarda de Navarra quiere compartir en su blog esta nueva sorpresa enológica. Este nuevo ejemplo de Mencía de calidad.
Dicen que el futuro del vino pasa por China, supongo que sin melamina. Yo prefiero jugar en casa y aventurarme por la opción Bierzo para disfrutar de vinos sorprendentes y esplendidos.
¡Si es que hay veces que no hay que gastar mucho ni irse muy lejos para encontrar una gran satisfacción!

jueves, septiembre 18, 2008

Dulce venganza


¿Quién ha dicho crisis, Pepiño?
¿En que lugar de Pamplona te ofrecen por solo 15€ seis señores vinos y seis señoras tapas?
Solamente en Vinarium, Cella Vinarium. La vinoteca de Pamplona con más referencias, más servicios y más metros cuadrados. Digan lo que digan.
Hagan cuentas:
Una copa de Palacio de Menade Dulce Sauvignon Blanc acompañada de una loncha de jamón ibérico y pan. ¡Pa quitá el sentío!
Una copa de Tokaji Aszú Hetszolo 3 Puttonyos y una tapa de Roquefort (2 triangulazos). Bocado y trago real.
Una copa de Sauternes Chateau Rolland 1999 y un pedazo generoso de Bloc de Foie de Canard. ¡Celestial!
Una copa de Casta Diva Cosecha Miel con un trozo de paté sobre rebanada de pan y melocotón en almíbar. ¡Éxtasis absoluto!
Una copa de Dolçe d´Octubre Vendimia Tardía y otra copa de arroz con leche. ¡Sensacional!
Y para terminar una copa de Pedro Ximénez Emilio Hidalgo con un buen chocolate negro amargo y una pequeña trufa. ¡Delirio colectivo!
Si, habéis leído bien.
Nada mas 15€ y ha habido gente que se ha quedado en casa alegando que los dulces no son cosa de hombres. ¡Soberana sandez! Por cierto dos señoras en la sala.
La Guarda de Navarra se reserva su opinión al respecto concluyendo con el aplauso generalizado y la felicidad de quienes han encontrado nuevos amigos para compartir mesa y mantel.
¡Ponga un vino dulce en su vida!

martes, septiembre 16, 2008

Cuperly Brut Grande Reserve


Tras unos días pensando como describir al vino sin que resulte extraño para muchos y pedante para otros, puedo prometer y prometo que no soy capaz de acertar con la formula.
Me tiembla la mano al escribir “frutillos rojos”, aunque se me ocurren otros doscientos descriptores que jamás he utilizado y que ya nunca utilizaré. Cuestión de principios.
Hoy he elegido un champagne de la France, si se me permite la expresión.
Atractivo a la vista, donde se comprueba la presencia de Pinot Noir junto a la omnipresente Chardonnay.
Lo encuentro franco en nariz. Fresco y amplio, en boca.
Así de escueto para no herir sensibilidades.
Aunque releyendo me acabo de dar cuenta que he escrito franco. Perdón. Quería decir sincero, claro o limpio.
¡Que cruz!
¿Me habré explicado bien? ¿Me habrán entendido?
Breve para iniciados, enochalado para incrédulos e insuficiente para “expertos”.
Os remito a las principales guías de este país donde aprenderéis como no se debe describir un vino. Os remito a articulillos casi plagiados de revistas especializadas.
Nosotros dueños de blogs no cobramos, no somos profesionales, pero queremos compartir con el mundo libre e independiente nuestras sensaciones. He dicho.
El Champagne protagonista de este texto es Cuperly Brut Grande Reserve.
Estoy buscando alternativas al Moët & Chandon, en precio me refiero, y esta es la segunda después del Drappier Carte d´Or.
Llega la Navidad y, por tanto, los espumosos.
Este Cuperly se elabora en Verzy, en la montaña de Reims, con un 40% de uvas Chardonnay y un 60% de uvas Pinot Noir recogidas de las 10 hectáreas de viñedo que controla la bodega.
Las 300.000 botellas que producen se venden prácticamente en Francia, y ahora algo en Pamplona.
El ensamblaje se realiza con 2/3 de vino de año y 1/3 de vino de reserva envejecido en barricas de roble.
Y lo mejor de todo, tiene un precio casi de risa.
Si ya lo dicen en el gobierno, en este país se vive mejor que nunca.
La Guarda de Navarra esta exultante de felicidad, ¿serán las burbujas?
¡Viva el Champagne!

martes, septiembre 09, 2008

Entre variedades europeas y vinos.



En mi afán de compartir el vino con todo el mundo, este verano en Laguardia he organizado dos reuniones de vino y música en “Entre viñas y Olivos”
Del primero si dais un pequeño salto hacia atrás en los artículos podréis obtener información e imágenes.
Del segundo espero resumir en pocas palabras las sensaciones generales y particulares.
¡Empezamos!
Tarde de nuevo calurosa en la muy Noble, Leal y Coronada, Villa de Laguardia.
El egregio local de “Entre viñas y Olivos”, presidido por la antigua prensa, nos acogía perfectamente agasajado para la ocasión.
En el ambiente aromas a viña, a terruño. Perfumando la sala unos racimos a medio enverar y pámpanos recién cortados.
La luz de las incombustibles velas señalaba las escaleras de piedra de la entrada.
Los invitados, otra vez selectos. Todos apasionados del vino y deseosos de conocer y probar.
Los vinos, internacionales, alguno genérico pero todos ellos representativos y representantes de la zona y la variedad. Y lo fundamental, al alcance del bolsillo de nosotros, españolitos, a quienes no nos afecta la inexistente y vaporosa crisis económica. ¿O si?
Seis vinos y, más o menos, seis variedades que dibujan un insignificante trazo de la riqueza enológica de países como Francia, Portugal, Italia y Alemania.

Chablis Droin 2006 de Jean Paul & Benoît DROIN.
Chablís-Yonne (Francia). Variedad Chardonnay

Maximin Grúnháuser 2006 de Maximin Grúnháus
Mosel-Saar-Ruwer (Alemania). Variedad Riesling

Domaine Bott-Geyl 2006 de Jean-Christophe Bott-Geyl
Alsacia (Francia). Variedad Gewurztraminer

Barturot 2005 de Azienda Agrícola Cá Viola
Dolcetto D´Alba-Piemonte (Italia). Variedad Dolcetto

Dao 2006 de Alvaro Castro
Dao (Portugal). Variedad Touriga Nacional y Alfrocheiro Preto

Saint Roman 2005 de Alain Grass
Côte de Beaune-Borgoña (Francia). Variedad Pinot Noir


La música inolvidable. Una canción para situarnos en el país de origen de cada vino y dos temas más para deleitarnos con él vino y con las excelentes y vistosas tapas.
Entre otros Barry White; Sara Tavares; UB 40; Le Cirque du Soleil; Tok tok tok; Candy Dulfer y Dave Stewart; Gotan Project; Lauren Wood; Niña Pastori; Chris Rea; Earth, Wind and Fire y hasta Alfredo Krauss con su Nessun Dorma.
Gracias a Bodegas Vallobera, la reunión continuó junto a amigos y junto al Vallobera Crianza 2005 con el ritmo de canciones que nos animaron hasta el éxtasis final de “The Show Must Go On” cuando a media luz y haciendo los coros a Freddie Mercury despedimos el verano del 2008.
La Guarda de Navarra recomienda este deporte de viajar por diferentes países a través de su vino y de la música. Sin cansarnos y sin riesgos de lesión.
¡Un día sin vino es un día sin sol! (que dicen en la Provenza)

lunes, septiembre 08, 2008

El regreso de La Guarda de Navarra




Tras un verano intenso, La Guarda de Navarra vuelve a la palestra sin prometer una regularidad minimamente aceptable.
La vida te sorprende cuando menos lo esperas y de momento, y con suerte, solo lo va a pagar este maltrecho blog.
Tengo muchas cosas que contar, bastantes vinos que compartir, alguna que otra bodega a la que corresponder vinos y visita, amigos y familia a los que agradecer los buenos momentos, rapapolvos merecidos y, sobre todo, ansias de plasmar en este espacio todo lo vivido durante las “vacaciones”.
Por exceso de agenda no me pude asomar, ni tan siquiera, a la reunión de bloggers en La Rioja, por lo visto muy anglosajona. Desconozco si algunos de mis “allegados” participaron del evento.
Conocí al responsable de “Adictos a la Lujuria” al que me hubiese gustado dedicarle más tiempo para mostrarle mi tierra, La Rioja Alavesa, y todo lo bueno que nace en ella.
He probado vinos grandes, y grandes vinos, vinos medios y vinos chicos. Todos tenían algo en común, eran vino. Los que no lo eran, aunque lo parecieran, por aquí ni van a aparecer.
Recomendaré algún restaurante y criticaré la atención recibida en el más glamouroso y lujoso de la zona. Y es que uno, aunque lo parezca, no es Brad Pitt.
Por último, y debido al elevado número de lectores laguardienses que me siguen fielmente sin ser, precisamente, santo de su devoción, tendré que contar cosas de mi pueblo, fiestas y actividades organizadas a favor de nuestro motor económico.
Por cierto y hablando de motores, si Laguardia quiere que los turistas, los buenos turistas, y quienes generan recursos no pasen de largo como los americanos en la película “Bienvenido Mr. Marshall” ya puede ir pensando, quien corresponda, en arreglar los problemas de aparcamiento.
Esta bien dedicarle un parking a Don Rodolfo Madrid, famoso y extraordinario pelotari nacido en la villa (campeón del mundo por parejas en el año 1966), pero eso no es suficiente.
Siempre hay que facilitar la estancia al que llega, ofrecerle los mejores servicios y causarle una grata impresión. De esa forma, seguro, que repite la visita. Bueno, salvo que se quiera todo lo contrario.
La Guarda de Navarra pide disculpas por la baja actividad y espera que no sea tónica habitual. Un esfuerzo extra será necesario para mantener vivo el blog y habrá que sacar tiempo de donde sea.
¡Vengo con retraso, como la vendimia de este año!








Adjunto foto de la galeria Jorge Castilla

viernes, agosto 01, 2008

Entre vinos y música. Laguardia.

Selecto, ta: (Del latín selectus, participio pasado de seligĕre, escoger, elegir).
1. adj. Que es o se reputa como mejor entre las cosas de su especie.
Los vinos elegidos para agradar. Los temas musicales adecuadamente escogidos. La compañía seleccionada entre los clientes que han optado, inteligentemente, por frecuentar uno de los locales más selectos, especiales, mejor restaurados y acertadamente rehabilitados que conozco para acercarse al mundo del vino.
El 26 de julio, sábado, día de Santa Ana, a falta de burras con las que echarse al monte y recordar nuestras excursiones de la niñez, decidí conjuntamente con “Entre viñas y Olivos” celebrar una reunión que demostrara que en Laguardia hay mucha gente ávida de momentos enológicos, desgraciadamente, poco habituales a pesar de la dependencia que este pueblo tiene de todo lo relacionado con la vid y el vino.
“Entre vinos y música” fue el titulo que sirvió de reclamo y resumía el espíritu inicial.
Luego, visto el final y la duración del programa, podíamos haber incluido “Entre vinos, música, velas, tapas, calor, ambiente, animación, diversión, amigos, juerga y futuros planes”
Estoy pensando colgar un video que resume, en el quinto vino, el devenir lógico de la fiesta. Por supuesto sin permiso de los participantes, a quienes se les ve felices disfrutando de la compañía de familiares, amigos y conocidos, todos unidos por un elemento común. Lo colgaré para contentar a amigos y…no tan amigos.
Voy a compartir con vosotros los vinos y los temas musicales que nos acompañaron hasta una apoteosis final donde nadie quería terminar.

Nadal Gran Reserva Brut Nature 2003.
Frank Sinatra y Bono. “I´ve got you under my skin”.
Coco steel & Lovebomb. “Yachts”.

Do Ferreiro 2007
Vicente Amigo, “Limón de Nata”
George Benson, “Feel like making love”.

Castillo de Monjardín Rosado 2007
Simply Red, “Sunrise”
Amy “Vinoteca” Winehouse, “Hey little rich girl”.


Mencía De 2 2007
Una versión del “Round about midnight” de Thelonius Monk por Gotan Proyect y la trompeta de Chet Baker sampleada.
Música árabe, Amr Diab, “Tamally Maak” (“Estoy siempre contigo”).

Beryna 2006

Versión chill out de “My funny Valentine”.
Cheikh Lo. “Mbalax”. Folklore africano

Cillar de Silos 2005
Estéphane Pompougnac, “Sous le soleil” (Bajo el sol).
Chill House de un disco de Café del Mar. “Restlles Soul”

No me hagáis explicar el por qué de cada canción pues trasciende a lo humano. El dios Baco sabe bien a lo que me refiero.
El acontecimiento cumplió los requisitos de un gran vino.
Muy atractivo a la vista, limpio y brillante. Luminoso. Extraordinario y cautivador en apariencia.
Elegante en aromas, equilibrado en gustos, franco en los ritmos, complejo en conjunto pero sincero y convincente.
Bien estructurado, de ataque amable, paso sedoso sin aristas, de taninos maduros y final largo, muy largo. Potente, carnoso, nada pesado, con historia, de excelente frescura y calidez. Una gran evolución. Intenso, cordial y reconfortante.
La Guarda de Navarra anima a celebrar reuniones de este tipo donde disfrutar del vino junto a la música preferida, con libros, con cine, con platos o con lo que sea. Siempre en buena compañía, incluso en soledad.
Para eso estamos, para que el vino sea nuestro eje vital y en ello nos empeñamos.
¡Seguidnos!



lunes, julio 21, 2008

Un Vega Sicilia Único 1996 en Ibiza


Desde que me fui a las fiestas de Laguardia, finales de junio, tengo el blog abandonado.
Atrás quedan mis vacaciones en Ibiza y otros días de descanso en mi pueblo. De todo, si tengo tiempo, iré dando cuenta desde estas líneas.
Para empezar un plato fuerte.
La isla ibicenca, además de ser preciosa, tener un clima fantástico y una gente estupenda, es el lugar de residencia de unos buenos amigos.
Su compañía, unas fabulosas vistas de Ibiza capital, una noche estrellada y una botella de vino.
Vega Sicilia Único 1996.
Mi primera experiencia completa con un vino de esta marca.
La denominación de origen es Ribera del Duero. La Bodega Vega Sicilia se sitúa en Valbuena de Duero (Valladolid).
Este Único se elabora con Tempranillo 80%, Cabernet Sauvignon 15% y Merlot 5% (porcentajes aproximados)
La crianza es de un mínimo de siete años, si ¡siete!, pasando de tino a barricas nuevas, de estas a barricas usadas y descansando en tino, de nuevo, hasta el embotellado.
La vista nos muestra un vino todavía joven. Cereza apicotado con ribete púrpura. Las lágrimas son naturales, de llanto, por el descorche tan prematuro. Pero si a uno le dan a elegir entre un Viña Ardanza del 2000 y este pura sangre, la decisión esta clara.
En nariz se presenta tímido, la baja temperatura tampoco colabora para un derroche de simpatía inicial, pero la alta nobleza siempre sabe estar a la altura de las circunstancias y tras un breve titubeo rompe el protocolo y muestra su potencial con esplendida disposición.
Buena intensidad predominando, en un primer momento los aromas, lógicos, a madera usada. Fruta madura, en compota, y balsámicos marcan la complejidad nasal. Notas de bosque bajo, de trufa. Levemente especiado. Elegante.
En boca se muestra fino, amable, extraordinariamente fresco y sabroso. Recuerdos a fruta y a chocolates. Alguna vainilla suelta y esa peculiar acidez, que todavía hoy retengo en mi memoria.
Franco, potente, largo y ÚNICO. Excelente equilibrio y estructura. Inolvidable.
La Guarda de Navarra reconoce que disfrutó del vino, aunque más por la etiqueta que por las sensaciones. Poco a poco, asimilando la experiencia, se que he bebido uno de los grandes y eso me produce especial satisfacción.
Aromas e intensidad, complejidad y elegancia, equilibrio y largura, no son fáciles de encontrar en una misma botella, pero esas notas de madera “vieja” estropean en demasía el primer impacto. Luego todo se reconduce hacia un goce máximo, pero en una cata a ciegas no se que hubiera pasado. Eterno dilema.
De todas maneras recomiendo este Vega Sicilia Único 1996 y animo a quien quiera que dentro de unos años me obsequie con una segunda oportunidad para ver la bonita, y larga, evolución que le espera.
¡Fascinante y experimental!



domingo, junio 29, 2008

IEC#11. El vino de la Rioja Alavesa y de paso, la selección española de futbol.



Aquel día de junio del 67, cuando vi la luz en Laguardia, mis padres no podían haber elegido mejor sitio.
A pesar de donde nos lleve, o secuestre, la historia siempre estaré orgulloso de mi pueblo. Siempre reconoceré mis raíces y nunca renegaré de mi profundo sentimiento riojano alavés.
Si, riojano alavés, de la Rioja Alavesa, de pura cepa. Y no de otro utópico lugar.
Desde la niñez cualquier laguardiense reconoce el aroma de la uva, del vino, de la fermentación, del “tufo”.
La uva se entraba al pueblo en comportones, o comportas, por las calles hasta las casas que tenían lago o lagar.
Veíamos a nuestros vecinos pisar los granos rebosantes de mosto y remontar toda la pasta a golpe de horquillo. Hundían sus cansados pies morados, púrpuras, mientras el sonido salvador de aquellos ventiladores gigantes mantenía el aire menos envenenado.
Jugar a tomar y defender castillos de montones de racimos prensados, de orujas, producía una perspectiva distinta del olor a pasificado.
Todo el pueblo era vino. Se respiraba vino, se palpaba el vino.
La viña y la vendimia eran un juego cíclico y necesario. Ahora nuestros pequeños tienen, desgraciadamente para ellos, menos acceso a ese amplio universo de sensaciones.
Pueblo es igual a amigos. Amigos es sinónimo de fiestas, de merendolas. Desde críos nuestros mayores nos dejaban compartir otros productos de la uva. Mosto, moscatel, funchín y mistela.
Creciendo, alguno se atrevía a coger de la despensa del padre algún vino de lágrima y, a pesar de su escasa potencia, rebajarlo con agua o gaseosa. Con catorce o quince años, si alguien “requisaba” una botella de vino corazón para acompañar unas sopas de ajo en San Blas o unos caracoles por San Prudencio era fiesta nacional. ¡Como entendíamos, sin entender!
La primera melopea involuntaria, en general, se debía al dulzón y fresco Zurracapote durante las fiestas de San Juan y San Pedro, donde el vino era el verdadero protagonista junto a azúcar, limón y canela.
Ya en la mayoría de edad y tras leves escarceos con marianitos (de vermú) y zuritos (cortos de cerveza), uno se da cuenta que lo sano y natural es potear por los bares del pueblo con buen vino de cosechero. Vino joven, maceración carbónica en general, excelente para poder echarse unos cuantos sin perjuicio de la salud y el bolsillo.
Acostumbrado el paladar a lo natural, sin aditivos, no es de extrañar que las primeras citas con vinos con bouquet parecieran algo desagradables. Yo me acostumbré pronto pero conozco quien todavía es incapaz de tomarse un crianza por, dice, los efectos negativos en su salud.
Para terminar y ceñirme a la propuesta del Vizcayno podría decir que el vino que abrió mis ojos al universo enológico fue el que más se bebe en mi tierra. Cualquier vino joven, de cosechero, hecho con cariño y sin mucha producción. Vino convincente, fácil, ideal para almuerzos suculentos, comidas copiosas, meriendas con la cuadrilla o cenas de restaurante con mantel de hilo. Vino de color casi violeta, púrpura, con poca capa. Nariz franca, fresca, donde regalices, frambuesas y moras nadan con autentica libertad. Boca amable, con ligera astringencia y frescura milagrosa. Vino para todo y para todos.
La Guarda de Navarra acaba de vibrar con la selección de España, la de fútbol. Brindo con todos por el triunfo y me acuerdo de aquellos que tenían preparado celebrar su derrota. ¡Que les den!
Un Rioja Alavesa por la “roja” y por todos los que participamos en esta edición de Iberoamérica en cata.
¡Viva España!

lunes, junio 23, 2008

IEC#11. Evocando los origenes. Por Vizcayno.


Entre los próximos 27 y 29 de junio (últimos días para disfrutar de las fiestas de Laguardia) celebraremos IEC#11.
En esta ocasión es Vizcayno quien la organiza y ha planteado un tema que parece de interés general.
Iberoamérica en Cata 11

Título: Evocando los orígenes.

Cata: El vino que te convirtió en aficionado.

Fecha: Del 27 al 29 de junio de 2008 (ambos incluidos).
Espero que todos participemos pues, salvo que alguien opine lo contrario, me temo que será la última reunión hasta después del verano.
Aunque me gustaría equivocarme.
La Guarda de Navarra anima, a todos los que quieran, a participar en actividad tan constructiva y enriquecedora.
¡Que así sea!

sábado, junio 21, 2008

Calchetas 2005


Para hoy un vino que me parece interesante por lo que es y por lo que representa.
En la comunidad donde resido empieza a generarse un fenómeno de navarritis bastante agudo pero inconsistente y falto de coherencia. También falto de conocimientos pero no exento de tirria o envidia hacia otras D.O.
Digo esto por que casualmente todos lo que se jactan de beber exclusivamente vino navarro ( no saben todo lo que se pierden) desconocen las que yo considero bodegas abanderadas de la comunidad y que elaboran vinos galácticos como el Finca La Cantera, Alzania 21 del 10, Santa Cruz de Artazu, Zubiola, Pago de Larrainzar o este Calchetas.
Este último tiene el honor de ser el vino de la denominación más puntuado por el pelma de Robert Parker.
Eso si conocen a la perfección, y consumen hasta la extenuación, vinos que no superan el mínimo estándar de calidad pero que su contraetiqueta señala su procedencia inconfundible de Navarra. Y no es solo cuestión de precio.
Para que no haya lugar a equívocos debo decir que este cho-vinismo se da en todas y cada una de las zonas en las que se divide nuestro extenso y diverso mapa enológico nacional.
Pero es aquí donde yo vivo y el que me toca aguantar a diario.
Vayamos al grano.
Este Calchetas 2005 me parece un vino excepcional, pleno de intensidad, elegancia, potencia y complejidad.
Nadie sabe con que uvas se elabora. Dicen que con Cabernet Sauvignon, Merlot, Tempranillo y otras. Las otras pueden ser Syrah, Malbec y cualquier otra que os venga a la cabeza. No importa, viendo el resultado como si lleva alguna variedad china.
Bodegas Viña Magaña es la responsable de este vino. Barillas es el pueblo de la ribera navarra donde radican sus instalaciones, por cierto obra de Rafael Moneo.
En vista se muestra de un color picota intenso pero sin mucha capa. Se agradece. Es brillante y limpio. La lágrima es muy densa.
La nariz destaca por su intensidad, su franqueza, su potencia y su elevado grado de complejidad. Es fresca y dulce. Muy balsámico. Predomina la fruta madura y los terciarios. Betún, cacaos, torrefactos, chocolate amargo, tostados y algo de pintura. La mineralidad se refleja en un marcado fondo de tierra y tiza. Muy interesante y de bonita evolución.
La boca sorprende con un ataque dulce y un ligero amargor final. Los taninos son maduros y hay una ligera astringencia.
De nuevo es intenso, largo y amplio. Frutal de deliciosos tostados y chocolate. Potente con una acidez alta.
Es sabroso, muy sabroso. Gran estructura, con volumen que llena la boca.
Para mi es un vino de trago largo, de los de disfrutar pausadamente en soledad para intimar y comprender.
La Guarda de Navarra quiere presentar a este nuevo amigo a aquellos que siendo incondicionales de Osasuna no saben que el portero se llama Ricardo.
¡Navarra es más que el rosado!

martes, junio 17, 2008

Drappier, La Guarda y otros amigos.



-¿Si hacemos esto un martes, que nos esperará el viernes?
Esta frase resume el espíritu de la reunión “Momentos Drappier” celebrada en el Hotel Castillo de Gorraiz Golf & Spa.
Organizado por Cella Vinarium y por Delgado Selección, importador de Drappier para España, este evento de carácter extraordinario consiguió el principal objetivo de acercar los vinos de esta casa de Urville (Francia) a todos los amigos que se acercaron hasta el escenario elegido. Lugar moderno, de singular belleza, con unas instalaciones apropiadas para sorprender, relajarse y enamorarse.
Hasta el tiempo nos concedió una tregua permitiendo que el sol brillara tanto como los champanes presentados en la terraza al aire libre desde la que se tiene una perspectiva única del campo de golf y de la urbanización, con el horizonte de Pamplona al fondo.
Previa a la cata, en el centro de Spa, se propuso un tratamiento preparatorio para recibir las burbujas en perfecto estado físico y emocional. Quien lo probó puede dar fe de su beneficioso efecto.
La maison Drappier se encuentra en plena Côte des Bar y su historia comienza en 1808.
Sus viñedos ocupan 75 hectáreas, la mayoría en Urville donde la reina es la Pinot Noir (70%), equilibrando ensamblajes con Chardonnay y Pinot Meunier. De Cramant llega la Chardonnay mientras que en la Montaña de Reims, de Bouzy y Ambonnay, vuelve a predominar la Pinot Noir.
Se puede destacar que todos los cuvées de la casa se elaboran con vino de primera prensada. Todas las operaciones de prensado, descubes, trasiegos,… se realizan por gravedad. Y consecuentemente de lo anterior, la adicción de azufre es mínima consiguiéndose vinos de gran finura.
Este fue el orden de cata que nos transportó al paraíso de las sensaciones:
Drappier Brut Carte D´Or.
90% Pinot Noir.
Bonito a la vista con reflejos cobrizos, dorados. Frutal, limpio y fino en nariz. Boca de buena frescura y recuerdos de frutos rojos y tostados.
Se degustó junto a Matrimonio de jamón ibérico y jamón de pato
Excelente comienzo.
Drappier Brut Nature Zéro Dosage.
100% Pinot Noir.
No se le añade licor de expedición.
Precioso color rosado pálido, coralino, brillante. Notas de fruta blanca, anisados y brioche. Manzana asada. Complejo. En boca es amplio, fresco y estructurado. Paso suave. Delicioso.
Con una Navaja a la gallega potenció sus elegantes sensaciones.
Drappier Blanc de Blancs Cuvée Signature
100% Chardonnay.
Oro pálido con reflejos verdosos. Sugerente. Nariz floral y avainillada. Notas cítricas. En boca sorprende su finura y su largura.
No armonizó pero sirvió para complementar una tapa de Bonito del Norte sobre reducción de vinagre de Jerez.
Drappier Millesime Canicule 2003.
Es un “Cuvée de Exception” que en este año toma nombre de la añada tan calida que fue la del 2003. Se vendimió el 25 de agosto, no ocurría algo semejante desde 1822.
Las uvas Pinot Noir (60%) y Chardonnay (40%) con que se elabora el vino son de las soleadas fincas que pertenecieron a los monjes Clairvaux.
Se vinifica parcialmente en barrica de roble.
En vista muestra reflejos ambarinos y notas confitadas. Es muy fresco y elegante.
Redondeó el paladar con unos sabrosísimos “Berberechos con agua de mar”. Tremendo el poder con el que persistían en el retrogusto.
Drappier Grande Sendree 2002.
55% Pinot Noir y 45% Chardonnay.
Uvas seleccionadas de las fincas más viejas. Se elabora solo en los mejores años. El degüelle se realiza a mano. Envejece un mínimo de seis años en las cavas de Reims.
Es un grandísimo representante de los mejores champanes franceses. Intenso, complejo y fragante en nariz. Elegante, sabroso y expresivo en boca. Y eso que tiene mucha vida por delante.
Sorprende la relación con “Anchoas del Cantábrico con huevo de codorniz”.
Drappier Rose Val des Demoiselles.
100% Pinot Noir.
Vinificación tradicional por sangrado y reposo en cavas más de dos años.
Bonito color rosa asalmonado intenso. Frutos rojos y frescura fantástica. Notas de cáscara de naranja. Amable y gustoso en boca.
Remató la faena junto a “Mi-cuit de pato con fresa fresca”. El dulce y el ácido, y las diferentes texturas hacían crecer los sabores y las sensaciones hasta límites increíbles. Recomendable.
Así, escondiéndose el sol y junto a las primeras gotas nos levantábamos tras dos divertidas y encantadoras horas junto a Drappier.
Agradecemos el esfuerzo de Delgado Selección, la especial atención de Hotel Castillo de Gorraiz Golf & Spa y la presencia de quienes invirtieron en felicidad parte de su tiempo.
La Guarda de Navarra recomienda el abuso de champanes, de buena compañía y de momentos para el recuerdo.
¡Cualquier excusa es buena para celebrar algo y dar gracias a Dios por esos pequeños ratos de disfrute!

sábado, junio 14, 2008

Otra decena para el buche.



Nuevo comité, en Cella Vinarium, recién empezado el mes de junio.
Casi un monotemático de Miquel Gelabert, vino de la D.O. Plá y Llevant. En dos sesiones hemos catado catorce vinos de este productor balear que hace maravillas con un amplio número de variedades autóctonas, nacionales o foráneas.
Chardonnay Roure 2007.
Especiado, fresco y limpio. Buena intensidad. Cítrico. En boca es goloso, amargo, con una acidez riquísima. Largo, amplio y perfumado. Untuoso, con buena estructura.
Sa Vall 2006.
Nariz compleja, bonita. Cremoso, mantequilla, especias. Fresco, franco y mineral. Buena estructura, rica acidez, largura notable, amplitud y sabrosidad.
Blanco Sa Vall.
Variedad Riesling. Notas de destilados, orujo de hierbas. Curioso. Muy mineral. Es algo diferente. En boca falto de sabrosidad. Frescura muy cítrica, alimonada. Poco cuerpo.
Gran Vinya Son Caules 2003 Negre.
Cabernet, Merlot, Syrah, Callet y Manto Negro.
Aromas intensos, especiados, balsámicos y ahumados. Fruta madura. Buena acidez. Mineral en boca, cuerpo medio-bajo, largura media. Ligero y fresco.
Vinya des Moré 2004.
Pinot Noir.
Aromas de intensidad alta. Varietal. Madera integrada. Fruta madura, pasificada. Elegante y complejo. En boca potente, gran acidez, buena astringencia y un leve amargor. Estructurado y largo.
Torrent Negre Selecció 20 Aniversari 2005.
Intenso en nariz. Mineral, balsámico (regaliz) y fruta madura. Apuntes anisados.
Boca amplia, larga, potente. Un punto dulce. Complejo y estructurado.
Petit Torrent 2004.
Cabernet y Merlot.
Algo reducido en nariz. Piracinas. Complejidad en la evolución. Boca especiada, balsámica, bien estructurada y con excelente acidez.
Torrent Negre 2004.
Mineral, deliciosos tostados. Intenso en nariz. Goloso.
Boca amplia y fresca.
Vinya Son Caules 2005.
Callet, Shiraz, Manto Negro y Ull de Llebre.
Sin opinar por una reducción muy molesta.
Al día siguiente más equilibrado, frutal y con un fondo de madera bien entendido. Pero no hay por que esperar tanto para disfrutar de un buen vino.

Para terminar una añada recién llegada de la Ribera del Duero.
Cillar de Silos 2006.
Intensidad media, franco. Frutos rojos y regaliz, sobre notas tostadas y balsámicas.
En boca es más complejo y potente. Notas lácticas. Paso suave y sedoso. Fácil.

Bonita reunión aunque, como siempre, el alto número de referencias no nos permitió disfrutar al máximo de cada vino analizando la espectacular evolución, de muchos de ellos, en copa.
La Guarda de Navarra ha disfrutado de todos los vinos y los aconseja sin duda alguna.
¡La decena prodigiosa!

jueves, junio 12, 2008

ONCE vinos.


Una entretenida cata en Cella Vinarium.
Pudimos degustar:
Chardonnay Roure 2006 Selección Especial.
De Miquel Gelabert, D.O. Plá y Llevant, Baleares.
Atractivo a la vista. Nariz de intensidad sobresaliente. Frutal, maduro, notas ahumadas deliciosas. Un especiado elegante. Muy fresco. En boca es estructurado, de acidez magnifica, muy largo. Untuoso, con amargor final sutil y un postgusto frutal con fondo mineral. Impresionante.
Blanc Muscat 2007.
De Miquel Gelabert, D.O. Plá y Llevant, Baleares.
Terpénico, puro moscatel. Buena intensidad en nariz. Franco. Fresco y equilibrado. En boca, cuerpo medio, perfumado, paso ligero y amable. Amplio. Curioso.
Ilagares Rosado 2007.
Cooperativa San martín de Unx., Navarra.
Monovarietal de Garnacha. Aromas francos en nariz. Fresas, gominolas y notas lácticas. Boca amplia, rica frescura. Equilibrado.
Lívido Rosado 2007.
Otro navarro, este con futuro.
Buena dulzura y exquisita acidez, aunque al estar recién embotellado no expresa todo su potencial. Esperaremos una segunda cita, ya más reposado.
Prahova Valley Special Reserve.
Pinot Noir de Rumania. Cramele Halewood S.A.
Muy balsámico dominando barnices y disolventes. Fruta madura. Alcohólico. En boca notas herbáceas, buena amplitud, cuerpo medio-bajo y largura discreta.
Byzantium. Rosso di Valachia 2005.
Variedades Freteasca Neagra, Pinot Noir y Merlot. Dealurite Munteniei. Rumania.
Maduro en nariz. Fresco, balsámico. Pirazinas. Ahumados y tostados de la barrica. Poco estructurado aunque sabroso.
Nuestro 2005.
Crianza de Ribera de Duero. Díaz Bayo Hnos. S.L. Fuentelcesped (Burgos).
En nariz se muestra poco intenso pero franco y complejo. La boca es frutal con buena madera. Goloso, amplio, largo, sápido, redondo y equilibrado. Tiene la potencia que le faltaba a la nariz.
Montecastro (y Llanahermosa) 2005.
Bodegas y Viñedos Montecastro en Castillo de Duero.
Buena intensidad en nariz. Tostados, cacaos. Es frutal, balsámico con unas notas poco francas en el fondo. La boca es amplia. Estructurado, con volumen y cuerpo.
Torrent Negre Merlot 2004 Selecció Privada.
De Miquel Gelabert.
Buena capa cromática. Muy intenso en nariz, franco. Varietal. Elegante. Delicioso en boca, estructurado, sabroso, con volumen. Amable de taninos maduros. Recomendable.
Torrent Negre Syrah 2004 Selecció Privada.
De Miquel Gelabert.
La nariz no pudimos valorarla por la reducción que mostraba. En boca seguía la línea del Merlot. Sabroso, estructurado y redondo. Enigma.
Torrent Negre Cabernet Sauvignon 2004 Selecció Privada.
De Miquel Gelabert.
Nariz muy elegante, fondo mineral, intenso. Boca equilibrada y sabrosa. Gran complejidad. Extraordinario.

Muy interesantes los vinos de Miquel Gelabert. El blanco Chardonnay Roure 2006 Selección Especial merecería un capitulo aparte por las sensaciones transmitidas, al igual que el Merlot y el Cabernet Sauvignon.
La Guarda de Navarra sigue con atención esta bodega mallorquina, y todavía me quedan unos cuantos vinos que publicar.
¡Más que interesante!

viernes, junio 06, 2008

Drappier Zero Dosagge Brut Nature


Ayer tras un día de trabajo intenso descorché una botella que me esperaba en casa a buena temperatura. Tenía algo que celebrar y que mejor que con champagne.
Drappier Zero Dossage Brut Nature André et Michel.
Un Blanc de Noirs elaborado, exclusivamente, con Pinot Noir por la excelente casa Drappier que, por cierto, presentamos este próximo martes 10 de junio en Pamplona, ante un selecto grupo de hosteleros y restauradores.
El pasado año ya los disfrutamos y ahora repetimos.
Como dato curioso de este vino, y a tener en cuenta, es que no lleva licor de expedición por lo que su contenido de azúcar es prácticamente insignificante. Interesante una copita para los sufridos diabéticos.
Es un espumoso muy seco que deja muestras de ello a su paso por boca.
A la vista muestra un atractivo color amarillo paja pálido con reflejos dorados. Limpio, con una burbuja intensa y ordenada.
En nariz cabe destacar su elegancia y su intensidad. Fresco, muy frutal, albaricoque o melocotón, buen fondo de levaduras y recuerdos a hinojo, anisados.
En Laguardia sabrán de lo que hablo. A copa parada con el anís y la masa fresca es como ver a nuestras madres amasando en el horno los hojaldres por San Blas. Curioso pero verídico.
El tiempo produce el aflore del carácter mineral y unas notas como de casa vieja, casa con muebles de madera antiguos y encerados. Buena complejidad.
La boca es fantástica. Acidez elevada pero tolerable que se traduce en una extraordinaria frescura. Es amplio, bien estructurado y produce grandes sensaciones. Sabroso y muy seco.
La Guarda de Navarra comienza la cuenta atrás para volver a reunirse con Drappier en tres días y recomienda sus champanes como buenos representantes de la Francia, la Champagna, menos comercial.
Un tratamiento Spa, buenos vinos y precisos alimentos. ¡Vaya día me espera!