jueves, mayo 24, 2007

Graciano 2005 de Heredad Guzmán Aldazábal



Ya estoy casi preparado para el gran día, el día del blog #1.
Comenté, con quien me lo requirió, que pensaba para ocasión tan señalada escribir un post de una variedad poco conocida, poco abundante y muy poco querida. Hay pocas muestras de monovarietales de graciano y a el me encomiendo para, en la medida que pueda, resarcirle de sus heridas.
Lo gordo, que diría aquel, es que siendo muy habitual en coupages con otras hermanas autóctonas aportándoles sus virtudes, de él salen vinos muy apreciados.
Para ir calentando motores hoy descorcho un muy buen vino, y suena mal viniendo de mi por lo que me une, pero apuesto a quien quiera si es capaz de resistirse a probar un Graciano de Guzmán Aldazábal si se lo ponen en frente.
Magnífica bodega de Navaridas, Rioja Alavesa, España, conocida como Heredad Guzmán Aldazábal. Bodega que elabora vinos muy interesantes, todos de autor, si queréis, donde Javier Guzmán deja expresarse al terruño, a la variedad y a su sabiduría y conocimiento de la zona. No, no es un enólogo volador, y eso se nota.
Graciano 2005.
A la vista es irresistible, de ahí mi apuesta anterior. Un tinto cubierto que presenta color picota con un ribete violeta- como diría mi asesora de imagen, rozando el fucsia- y unas lagrimas finas, densas, que teñidas se deslizan suavemente por la copa dejando una imagen de gran calidad artística. Limpio y brillante. El espectáculo cromático que se produce al mover la copa, girándola, es inolvidable y pocas veces comparable.
En nariz presenta intensidad media alta, no excesivamente potente pero es muy franco. Es muy afrutado y floral. Especiado con toques balsámicos. La madera en su justa medida aparece en forma de suaves tostados y torrefactos. Rico y fresco.
La boca rezuma vida y alegría. Frescura, amplitud y largura. Taninos vivos. Es sabroso y goloso. Presenta carnosidad y se fija al paladar y a la memoria. Cuerpo medio. Vuelven la fruta y las especias. Tiene estructura para poder guardarse sin prisa, pero cada vez me gustan más los vinos así.
La Guarda de Navarra recomienda este graciano por que es bueno para la salud, corporal y espiritual, lo que me extraña es que el mercado no le de la oportunidad que merece, por 12,50€ no se puede dar tanto.
¡Esplendido y enorme!

2 comentarios:

J. Gómez Pallarès dijo...

Eh, amigo La Guarda, no te avances!!! Ya entiendo que la cosa irá de graciano, de la que últimamente vienen valorándose ya algunos monovarietales. Es una gran noticia y seguro que tuc omentario será muy interesante, aunque éste que presentas ya mismo, y a este precio, parece estar pero que muy bien!
Un abrazo,
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Cierto Joan, espero acertar con el vino seleccionado pues será para mi una sorpresa.
Un saludo.