viernes, junio 22, 2007

Un Mas Amiel, 6 ans d´age, para el dia del blog#2

Habría que retroceder hasta los orígenes de la civilización, hasta el Big Bang si me apuráis, para entender la razón por la cual me he decidido por esta botella de vino. Lo único claro es que he cumplido las premisas propuestas por Sobrevino. No es Iberoamericano y, solo, cuesta 14.80€. Los demás aspectos influyentes en la decisión los iré descubriendo a medida que vaya conociendo a este Mas Amiel.
Muy bien por Rocco & Wines que intuyó la elección, predestinada, de un garnacha.
Es un vino francés, un vino dulce natural francés (vin doux naturel), de la zona del Languedoc-Rousillon. Para ubicar a quienes como yo, día a día, asimilan nuevos conocimientos, podría hablarles del vértice sureste del país galo, la que linda con los Pirineos Catalanes y el mar Mediterráneo.
La región del Rousillon comprende varias zonas, unas, donde se producen vinos secos y otras, donde el vino dulce natural es el rey.
Aquí encontramos las AOC de Rivesaltes, Banyuls, Banyuls Grands Crus, Muscat de Rivesaltes y Maury.
La Appellation Maury Contrôlèe es la que nos ocupa y nos preocupa en este día.
El terreno, terroir para los franceses, destaca por sus esquistos y pizarras descompuestas y las margas negras.
MA, Mas Amiel 6 ans d´age.
Las variedades con las que se elabora son la Grenache Noir, en un 90%, Maccabeu, en un 5% y Carignan, en otro 5%.
El azúcar residual es de 90 gr/l y el alcohol 16,5%/volumen.
Soporta una crianza tradicional muy particular, ya que durante el primer año permanece al exterior en unas bombonas, como unas garrafas o garrafones, y los cinco siguientes en unas barricas grandes de roble francés. Esta fase confiere al vino una gran potencia aromática y un contenido de azúcar que complementa su amargor y su acidez, equilibrándose.
Es interesante el adjetivo, natural, que sigue a vino dulce, ya que no se añade azúcar. Se interrumpe la fermentación añadiendo alcohol, permitiendo al vino mantener los aromas genuinos de la uva y una mayor proporción de los azucares propios.
A la vista es rojo cereza con evidentes síntomas de vejez. Capa media y un ribete teja, casi naranja. Recuerda al coñac. Lágrimas muy densas.
En nariz se muestra muy aromático, sobresaliendo los higos secos, las pasas y frutos secos. Notas metálicas como de hierro oxidado, saladas. Es especiado. Se nota la dulzura del alcohol. Recuerdos de chocolate o cacao. Algo de toffe. Cerezas al marrasquino, alicoradas. Además de todo esto, conserva una excelente frescura. ¡Muy rico!
La boca nos revela un vino más suave y menos contundente que lo que parecía en nariz. Es untuoso, amplio, largo, goloso sin empalagar. Notas de fruta muy madura y de higos. Especiado. Levemente alcohólico y con un amargor agradable. La acidez elegante y una tanicidad sutil.
Para celebrar la ocasión lo he disfrutado con unas Rocas del Puy, recién hechas en Estella. El chocolate puro y las avellanas enteras tostadas me han prolongado el placer y multiplicado las sensaciones. El chocolate pegado al paladar suaviza el paso del vino y amortigua su llegada al estomago.
La Guarda de Navarra se ha divertido y se alegra de haber conocido este vino. Durante unos días seguiré charlando con él pues tiene muchas cosas que contarme.
Os lo recomiendo y aprovecho el momento para invitaros a todos a las Fiestas de Laguardia que comienzan mañana día 23 de junio y no terminan hasta el 1 de Julio. Si el cuerpo aguanta.
Mas Amiel, como su nombre, evoca dulzura pero también carácter.
¡Compruébalo!

11 comentarios:

Carlosgrm dijo...

Hombre Guarda, tambien te has decidido por un vino digamos "de postre"??, o como lo definirias tu??
Saludos
Carlos

SobreVino dijo...

Interesante elección, Guarda. A ver como evoluciona en los próximas días. Me he llevado gratísimas sorporesas con este tipo de vinos a medida que pasan los días. Felices fiestas de Laguardia.

Sobre Vino

J. Gómez Pallarès dijo...

Bien por los vinos dulces de variedades tintas. Sin dida, la mejor elección para un buen chocolate. En el Priorato hay también alguna garnacha dulce, por así decir, pero ya sabes que no es la variedad más utilizada para esta vinificación.
Saludos!
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Carlos, podriamos considerarlo de postre pues el uso que yo le voy a dar, pero solamente por que en mi hogar no tengo la materia prima necesaria para acompañarlo con primeros o segundos platos. Cualquier plato de carne con salsa de chocolate le iría que ni pintado. Incluso el foie, creo que encajaría. Tiene una acidez y una dulzura tal que maridarlo, maridarlo nos llevaría tiempo. Un saludo.

Sobrevino,estoy seguro de ello, pues ayer fue el tercer día y ha ganado en amabilidad. Lo marcaré de cerca.
Gracias, intentaré poner el higado a punto para las jornadas que me esperan hasta terminar con San Fermín.Saludos.

Saludos Joan, desconocía este tipo de vinos. No me haré adicto a el pues en España me inclino hacia los PX. Pero me ha encantado la dulzura nada empalagosa, su acidez y unos matices que recordando a nuestros generosos, no tiene nada que ver, creo. Es mi primer contacto con ellos y sin duda lo recomiendo. Gracias.

CarlosdePiérola dijo...

Guarda:
Me encantan esos vinos con elaboraciones tan tradicionales y particulares. Hace poco tomé un Banyuls de Domaine de la Rectorie que tiene mucho en común con el vino que has reseñado.

Saludos,
CdeP

La Guarda de Navarra dijo...

Gracias por tu comentario, celebro que te guste mi elección.
Un saludo.

Calamar dijo...

Celebro tu elección amigo Laguarda, estas garnachas dulces son muy típicas de esa zona a un lado y otro de la frontera con Francia: en el Roselló, y a este lado en el Alt Empordà, también se utiliza este método de vinificación, con "damajuanas" que se exponen al sol, incluso crianza en soleras luego para homogeneizar las cosechas...

Lo dicho, una buena ellección.

Un abrazo,

La Guarda de Navarra dijo...

Gracias por vuestra apreciación, solo cabe probarlos y dejarse de palabrerías.
Suben los niveles de sabiduría.
Así da gusto.
Un saludo.

elbaranda dijo...

Interesante vino que desconocía totalmente y que espero probar.
Como digo siempre, gracias por poder seguir aprendiendo.
Saludos,
Mario.

LuisMix dijo...

Hola.

Efectivamente, como indica Calamar, a las garrafas donde se realiza la crianza oxidativa se les llama damajuanas, es el mismo sistema que se utiliza por ejemplo para el Capricho de Goya, en este caso moscatel mediante.

El surtido de la bodega Mas a Miel es muy grande,con diferentes vinos tanto de añada como de mezcla de añadas, ahí tenemos los 6 años, 15 años etc. Una recomendación, el Vintage Privilege 02, un auténtico elixir.

Respecto al maridaje no nos olvidemos de los frutos secos y de un buen queso azul.

Saludos.

LuisMix

La Guarda de Navarra dijo...

Gracias Luismix por tu recomendación y por la aclaración de las damajuanas.
Un saludo.