miércoles, marzo 29, 2006

¡Que vienen los vinos artificiales!


En algún artículo del blog dejé clara mi opinión sobre el empleo de las virutas de roble para la crianza de los vinos.
Pues bien, hace unas fechas que la Unión Europea, que ni es unión y, empieza a dejar de ser europea, aprobó su uso en la crianza de los vinos tintos y de calidad.
No considero acertada la decisión por que, en mi opinión, es una forma de engañar a los consumidores. Quien utiliza virutas para dar sabor al vino, puede, de igual manera, añadir cualquier sustancia química que proporcione los matices que actualmente se consiguen con la crianza, o los potencie. De hecho, se sospecha de tramposos que lo llevan haciendo habitualmente. Incluso hay un japonés que utilizando una máquina, mediante electrolisis, consigue envejecer cualquier vino que caé en sus manos, en tan solo unos segundos.

Se desvirtúa la crianza del vino, donde ya el propio nombre indica un esfuerzo, un reposo, un periodo de tiempo determinado.
Es como hacer crecer a un niño a base estimulantes para el crecimiento, sin pasar por los estadíos normales de desarrollo. Como utilizar sustancias prohibidas, hormonas, en el engorde del ganado. Es como fabricar melones con forma de cubo, para mejorar su transporte, o tomates con forma de pepino, para facilitar el corte por parte de las grandes multinacionales de las hamburguesas.
¿Que sentido tendrá una nave de crianza, lugar principal, estandarte, de muchas de las bodegas de nuestro país?. ¿Donde acabarán los, prácticamente extinguidos, toneleros?. El toque de tostado de las duelas, ¿se conseguirá también con alguna otra píldora milagrosa?. Las añadas con crianza irán paralelas a las cosechas. El vino vivirá entre el acero inoxidable y la botella.
La mano del bodeguero, el descanso del vino, su madurez previa al embotellado desaparecerá de un plumazo.
Voto por la oposición absoluta a esta normativa. Por que se especifique en las etiquetas los vinos que la sigan. Y por que se establezcan unos limites muy claros entre los vinos criados en barrica y los que no. En los vinos importados, por cierto más baratos y de dudosa calidad, que se marque su procedencia y el uso, o no, de esta practica.
Espero que el serrín se continúe utilizando para el relleno de muñecos, para el acomodo de animales y para la confección de belenes en Navidad.

6 comentarios:

Javi dijo...

Estoy contigo en todo, menos en lo de no aprobar la normativa. Por una razón, en mi humilde opinión los países de nueva viticultura producen con menores costes aplicando estas técnicas. Produciendo vinos para un determinado segmento (ignorante también del método de elaboración qeu se ha seguido), y las bodegas europeas, al tenerlas vetadas, se encuentran en desventaja competitiva con las bodegas no comunitarias...Al final, los que quieran competir por precio, por lo menos que puedan; que a calidad no tendrán problema las bodegas que así lo deseen.

Javi dijo...

Y por supuesto...que se incluya si se ha hecho uso de virutas y otras técnicas no tradicionales

La Guarda de Navarra dijo...

Absolutamente de acuerdo. Mientras escribia el articulo iba pensando en escribir otro. Pues claro, que se apruebe, de esa manera ya sabremos a quien y que compramos. Al fin el precio diferenciará a los que apuestan por la calidad por un lado y descubrirá a quienes solo les importa vender sin ningún criterio más. Aunque siempre habra quien meta viruta por crianza, y nos lo creamos. Otra cosa, será la muerte del vino joven, por que sin mucha inversion elaborarán crianza donde antes por cuestiones de tiempo y dinero hacían joven o incluso granel.
Ya me entiendes.

Olga dijo...

En mi humilde opinión, es un arma de doble filo. Me explico; si no se aprueba evidentemente Europa queda en desventaja frente al resto de competidores que sí pueden hacerlo. En cambio, si se autoriza el envejecimiento artificial por virutas, el segmento de mercado a quien va a acabar dirigiéndose es al económicamente más débil, convirtiéndose el vino elaborado de modo tradicional en un producto elitista.
En cuanto a la posibilidad de desaparición de los vinos jóvenes, pienso que este tipo de vinos tiene su propio público y momento, por lo que no creo que tenga excesiva relevancia la popularización del uso de virutas y el consecuente abaratamiento de estos "nuevos crianzas".
Personalmente, el debate me recuerda mucho al de los transgénicos.

Javi dijo...

Si, es un arma de doble filo, pero no podemos pasarnos toda la vida protegiendo nuestros mercados; se debe dar un poco de libertad y que cada empresa se dé de bruces contra la pared si se equivoca...

Lo importante, es que se consuma vino. Si hay gente que se inicia al consumo con vinos elaborados "haciendo trampa", quién sabe... igual sigue bebiendo vino "criado de verdad". :)

La Guarda de Navarra dijo...

Agradable intercambio de opiniones, sobre algo que va a tener repercusion mundial, y que va a suscitar el interés de la sociedad, y si no al tiempo.