jueves, septiembre 06, 2007

¿Que hay de nuevo amigos?


Fray Luis de León a su salida de la cárcel donde, por cierto, le encerró la Inquisición de entonces regaló a sus alumnos de la Universidad de Salamanca la repetida y conocidísima frase de “Decíamos ayer...”. Jo, jo, joder si parezco Porky, el cerdito de la Warner.
La Guarda de Navarra vuelve con un “Escribíamos ayer...”, sin tanta continuidad pero con tanta fuerza, o más, que hace dos meses.
Casi 8.000 Km al volante, increíbles experiencias, paisajes cautivadores, fantásticos vinos, extraordinarias bodegas y, sobre todo, personas magníficas que ya ocupan un rincón en mi corazón. Como mi vecino Groucho Marx, nunca olvido una cara, aunque con varias, haré alguna excepción.
Vuelvo animado por el número de lectores que han visitado este humilde blog durante el verano a pesar de no haber escrito una sola palabra y por la cantidad de páginas leídas.
Os remito a los comentarios publicados, y no censurados, en los artículos “Laguardia estrena alcaldesa” y “La bandera es la única protagonista o debiera serlo” para entender alguna de las razones de semejante avalancha de lectores “desinteresados”.
Animado, también, por las muestras de cariño recibidas y por la fidelidad manifestada.
Espoleado por quienes piensan que negándome el saludo consiguen algo.
Convencido de que hay gente buena a ambos lados del río, siempre y cuando no sean marionetas del sistema.
Boquiabierto al notar lo que pueden significar unas líneas entre los engranajes del poder. Según me cuentan, casi activan una demanda contra mi persona o la retirada de mi condición de laguardiense. ¡Y yo pensaba que esto solo ocurría en países con carencia de libertad!
Fascinado por los sueldos de la nueva clase política, municipal, regional y nacional.
Estupefacto al descubrir que seis años en la Facultad de Biología no te muestran que hay árboles, plantas, ríos, sierras y montañas con carné de partido.
Y con la conciencia tranquila al no haber hecho nada de lo que tenga que arrepentirme. Por nada tengo que pedir perdón, así que no lo esperéis. Eso sí, todo esto me sirve de autocrítica para que los próximos artículos no traten sobre mierda que atraiga a moscas indeseadas. Me ceñiré al vino y a Laguardia, temas que parecen despertar el interés de menos lectores pero que aportan mas riqueza, mas amistad y más paz de espíritu.
Para terminar recordar a quienes pasen por aquí que es un blog libre, donde alguien, que soy yo, escribe lo que le sale de los comportones y a quien no le guste, ajo y agua. Por el momento en este país no hay mucha censura en la red, así que aprovechémosla.
Ave, Caesar, morituri te salutant.
Espero que no sea nada premonitorio. ¡Bienvenidos a todos! Sí, a ti tambieeen.

6 comentarios:

Adictos a la Lujuria dijo...

Hola Guardia de Navarra !!!

Me alegro de tu incorporación con energías renovadas, pero recuerda que incluso escribiendo solo de vinos te puedes encontrar personajes que intentan ejercer la censura.

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Olvídemonos de la muerte, no la saludemos ni deseemos y concentrémonos en disfrutar de la vida y de sus vinos.
Bien hallado!
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Que hay de nuevo viejo??
ya te hacias de rogar, por lo demás No COMMENT, no merece la pena.
Saludos
Carlos

La Guarda de Navarra dijo...

Agradecido por vuestros comentarios.
Echaba de menos leeros y disfrutar con vuestros articulos. Veo que habeis sido constantes y aplicados.
Prometo ponerme al dia con toda la cantidad de posts que tengo atrasados.
Saludos.

Calamar dijo...

Bienvenido Laguarda!

Vaya lujo vacaciones que te has pegao...

A ver si ahora trabajamos un poco, eh!!

Un saludo,

Olga dijo...

Saludos y feliz regreso!
Tras el largo y cálido verano (es un decir), aquí estamos todos dispuestos a seguir compartiendo tus experiencias.
Por supuesto vinícolas; para el resto hay otros foros que, en la mayoría de las ocasiones, no interesan a todo el mundo. Haces bien en no entrar a ello dándole cancha; los que te leemos te lo agradecemos.

Olga