viernes, septiembre 14, 2007

Chateau Villefranche 2003, Sauternes.


Como del agua al vino.
La selección española de fútbol se parece a la de baloncesto como el Sauternes que me acabo de tomar, a modo de relajante aunque hoy no me ha hecho ninguna falta, y esos pseudo lambruscos de cualquier pizzería que conozcamos.
La gloria y la más absoluta de las mierdas.
¡Váyase señor Aragonés! Usted y todos esos parásitos que cobran lo que no merecen por pegar patadas a un balón. Indignos de esa camiseta.
Y que conste que a mi me gusta el fútbol, pero hay actitudes/aptitudes y lo otro es cachondeo.
Pues bien, mientras los de Pepu machacaban a una potente Alemania ( no a Letonia friends) he estado paladeando un vinico francés que me ha creado adicción. Ya se que hay mejores y peores, pero todos tienen un algo que merece la pena encontrar.
Chateau Villefranche 2003.
Reconozco que no es una marca puntera, se que es una añada complicada y, sobre todo, reciente, pero tiene su historia que viene desde hace un mes en el restaurante Trinquete, en Tudela, con Javier, el de la bodega García Burgos. Y ese valor añadido multiplica sus virtudes que me han hecho disfrutar de él hasta la última gota.
Lógicamente, es un vino de la France por lo tanto interesante. De la región de Burdeos, ¡en guardia! De la subregión de Sauternes ¡córcholis! Appellation Sauternes.
Con esa casta me permito diseccionar al galgo, aunque sea flaco.
El propietario es Henri Guinabert et Fils y procede de Barsac, Gironde, France.
Marca 14% de volumen de alcohol.
Elaborado con Semillon, Sauvignon y Muscadelle.
A la vista es atractivo, limpio y brillante. De color amarillo dorado presenta reflejos también dorados. Lágrima densa, lógico.
En nariz es aromático, muy característico de la zona. Hay mucha fruta sobre esa base de moscatel tan típica. Matices cítricos, fruta blanca, quizás albaricoque, y hierbas aromáticas en infusión. También flores.
La boca es compleja y elegante. Tiene intensidad y largura más que notable. Es amplio, con frescura y calidez bien equilibradas.
Lo he saboreado a temperatura ambiente, sin nada de frío añadido.
La Guarda de Navarra recomienda adentrarse en esta maravillosa región francesa y probar, como en este caso, cualquiera de los excelentes vinos que allí se elaboran.
¡Merece la pena!
La ÑBA ya esta en semifinales, ojalá se proclamen campeones de Europa, será un buen motivo para bebernos otro gran vino.
¡A por ellos, oe!

3 comentarios:

SobreVino dijo...

Hola Guarda,

De hecho Barsac es un a AOC (D.O.) en sí misma, pudiendo los productores de Barsac decidir si denominar sus vinos como Barsac o Sauternes (los de Sautenres no pueden hacer lo mismo).

Un saludo.

La Guarda de Navarra dijo...

Gracias por la aclaracion, aclaramiento, o ya que estamos e un blog sobre vino, por la clarificación.
Otro saludo.

SobreVino dijo...

:-)