martes, abril 17, 2007

Penfolds Grange 2001


Otro vino de los de la súper cata. Hoy toca un australiano procedente de la bodega Penfolds, fundada en 1844 por Christopher Rawson y del país de los canguros, la más conocida. Vino de alto nivel y muy reconocido a nivel mundial.
Se elabora con shiraz 96% y cabernet sauvignon 4%, y pasa veinte meses en barrica nueva de roble americano.
Como curiosidad cabe recordar que el nombre original era Grange Hermitage.
Para nuestra cata se consiguió un Penfolds Grange de 2001.
En vista se muestra con un color picota muy intenso con ribete granatoso y tonos azules. Capa alta. Gran cantidad de lágrimas con densidad. Nos prepara para la potencia que nos viene encima.
Nariz con gran fuerza aromática. Los recuerdos balsámicos tienen al eucalipto como máximo exponente. Hay mucha fruta madura, fruta negra como los arándanos, inconfundible. Especiado, nuez moscada, y mineral. La madera en forma de tostados y ahumados deliciosos no destaca, integrándose en el conjunto.
La boca es rompedora y amplia. Potente, carnoso y muy calido. Se mueve con lentitud llenando todos los espacios bucales y permaneciendo en el recuerdo durante muchos segundos (o caudalías). Largura y persistencia notable. Nuevamente la fruta madura, alicorada, nos sorprende junto con los recuerdos a tostados. Tiene frescura, producida por la fusión entre la elevada acidez y los toques a eucalipto. Todavía con los taninos muy vivos ofreciéndonos la esperanza de una larga vida en botella. Aparecen unos matices vegetales, algo amargos que le van confiriendo elegancia a este vino tan contundente.
La Guarda de Navarra recomienda este vino y aconseja, a la mayoría, asociarse para poder pagar los 375€ que cuesta cada botellita de marras.
Vino elegante, potente, no muy complejo pero capaz de levantar los olés del público desde el principio al fin de una larga faena.
¡Rotundo!

2 comentarios:

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo no he probado este vinazo, amigo mío, pero si uno no se puede gastar tal cantidad,solo o en compañía, los hermanos pequeños de Penfolds con shyraz, sirven muy bien, también, para hacerse una idea bastante clara de las características tan especiales de estos vinos: básicamente es como si entraras en un bosque de eucaliptus en verano, ya con cierto calorcito. Una pasada, vaya.
Saludos y felicidades de nuevo por este "encontronazo".
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Pues tienes razón. Aunque te puedo decir que es mi segunda añada de Grange y merece la pena la experiencia.
Saludos.