miércoles, noviembre 28, 2007

Mi experiencia en la Nariz de Oro

Gracias a Cella Vinarium acabo de participar en una de las semifinales nacionales de la Nariz de Oro.
Era un pequeño deseo que algún día quería cumplir y hoy se ha realizado.
Ha sido una jornada maratoniana, desde las 09.30h.
Comenzamos catando a ciegas sesenta vinos para seleccionar aquellos que irán a Madrid en el mes de junio y optar a ser los mejores, o el mejor, vino de España.
Entre las diferentes tandas hemos recibido diferentes charlas o conferencias con la degustación de vinos representativos.
Para abrir boca y bajo amenaza de pasar directamente a la final de Madrid, en cosa de quince minutos un representante de la D.O. Rías Baixas nos soltó una perorata express con innumerables datos de hectáreas, variedades, subzonas y clasificaciones de las que fuimos tomando nuestras pertinentes notas. Al final lo que pensábamos que serían cuatro preguntas al respecto de la denominación de marras se convirtieron en: “Quien acierte los cuatro vinos que tiene delante, con sus variedades y su subzona de procedencia va a Madrid ipso facto”
Caras de sorpresa, taquicardias y alguna risa floja ante la insolencia, pero: “Algo os tenía que preguntar”
Un Rías Baixas con barrica, un Rosal con Albariño y Loureira y dos Albariños de Rías Baixas, uno del 2006 y otro del 2005 criado en sus lías.
Y el que mas chifle…En cinco minutos, ni uno mas, parte del pasaporte al cielo.
Después de otra tanda del concurso de vinos, otra conferencia.
El secretario de la D.O. Montilla Moriles con alegría y soltura andaluza nos habló de su tierra y nos enseño como se entiende y se disfruta de un fino, un amontillado, un oloroso y un PX.
¡Excelente explicación! Amena y muy didáctica. Para no olvidar.
Con media hora de retraso,¡a comer! Las 14.45h y nos enfrentamos a un buffet que no nos apoltrone mucho.
A las 16.30h, seguimos acumulando retraso, Pilar García Granero amiga, enóloga y ahora presidenta del consejo regulador de la D.O. Navarra nos regalo su mejor faceta. Como hablar de vino a la hora de la siesta, sin aburrir y regalando pasión y conocimientos.
Seis vinos, seis, navarros y de calidad.
Un garnacha blanca de Ada, un joven Sotavento de Otazu, un Minotauro Rojo de Ada, un Viña de mi Madre de Juan de Albret, un Altar de Otazu y un Vendimia Tardía de Chardonnay de Bodegas Príncipe de Viana.
Papilas a toda maquina. Narices y cerebros cansados.
Y al fin la prueba final, la definitiva. La madre de todas las pruebas. La que nos llevará a Madrid, si suena la flauta, claro.
Otros seis vinos, seis. Que ya pesan como treinta y seis.
Vinos jóvenes, tres monovarietales y tres ensamblajes. Recién salidos de la viña.
Monovarietal de Garnacha, de Graciano y de Tempranillo.
Ensamblajes de: Tempranillo 60% y Garnacha 40%, Tempranillo 60% y Graciano 40%, y por último, Tempranillo 60%, Garnacha 20% y Graciano 20%.
Nos explican los vinos por procedencia, características y datos de interés, en diez minutos, como mucho, y nos hacen desalojar la sala.
A nuestro regreso, y en cada puesto, una copa negra, desafiante y distante, nos espera llena en su tercio de capacidad con un liquido también negro, no identificado.
Nos ordenan permanecer de pie y a la orden de: “Tienen cinco minutos para averiguar, solo con la nariz, cual es el vino que se encuentra en su interior. Y si les queda tiempo pueden describir la variedad o variedades” O al menos es lo que yo entendí.
Manos a la obra, mejor dicho, nariz a la obra.
En tres esnifadas cazo el Tempranillo, maduro, y la compañía de la fresca y aromática Garnacha. Dispongo de tiempo para escribir y lo hago. Sin darme cuenta una voz seca nos recuerda, “Les queda un minuto”
Creo que estoy clasificado. El día ha merecido la pena.
De nuevo abandonamos la sala. Ahora deben deliberar y corregir los ejercicios.
Tras una larga espera, nada esperanzadora, viene la entrega de premios y diplomas.
El corazón empuja fuera del bolsillo las tarjetas de visita de la empresa.
Me siento ganador. Subidón hormonal. Confirman el vino catado.
”Número 4, Tempranillo y Garnacha”
Mi descripción me parece definitiva.
Van pasando los premiados pero no soy llamado ante el jurado y las cámaras de medios informativos. Todos están felices y yo, un poquito, también. Pero me queda el regusto amargo de no haber conseguido mi objetivo teniéndolo tan cerca.
He tocado la gloria con los dedos, pero alguien decidió que no era la ocasión para alcanzarla. Por lo visto se valoraba de alguna forma que yo desconocía la descripción del vino.
Casualmente es la disposición formal que todos utilizamos en nuestros post de aspecto visual, nariz y sensaciones en boca. Algo absurdo, teniendo en cuenta que no se nos permitía probar el vino. Pero…
Sigo descolocado, algo triste, por no haber podido devolver a quienes me importan las horas de sacrificio y el agradecimiento a su confianza.
Espero que no sea la última vez que participe.
De momento mi nariz sigue siendo de carne y hueso.
¡Uff, que descanso!

12 comentarios:

J. Gómez Pallarès dijo...

Chico, qué fantástica experiencia, y qué bien contada. Has hecho llegar a la perfección el vértigo del concurso, los nervios, la presión, el cansancio, las sensaciones subjetivas sobre tu actuación que nada tenían que ver con las "objetivas" de quien te juzgaba.
No sé si me gustaría probarla, como experiencia, bien, creo que sí que me gustaría aunque después se me llevaran los diablos, pero me ha gustado más leer la tuya.
Y ya sabes que lo pasado nada tiene que ver con tu capacidad de "enfrentarte" a un vino a cara descubierta y entenderlo, gozarlo y explicarlo. Lo que se hizo al final con una copa de cata a ciegas, la nariz sola y sin posibilidad de catar con el paladra, tiene que ver con las habilidades circenses, pero no con el mundo real del vino.
Fantástica entrada, La Guarda! Felicidades.
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

Gracias Joan. Algo de animo me viene bien en estos momentos.
Un saludo.

Olga dijo...

Vaya por dios! Ya auguraba yo un final feliz al post, pero veo que no. No sufras, que así nadie podrá echarte en cara eso de "la suerte del principiante" ...
Seguro que en la próxima edición ahí estás a por todas.
Saludos animosos,

Olga

La Guarda de Navarra dijo...

Gracias Olga. La verdad es que poco a poco voy asumiendo mi "error". Aunque me da rabia acertar con criterio en algo que habitualmente se hace a las bravas y fastidiarlo en el desarrollo. No te puedes imaginar como vuelan los cinco minutos, creía que me tomaban el pelo cuando avisaban el tiempo restante.
Saludicos.

Carlos Rodriguez dijo...

Guarda, que buena experiencia, ¿aún te quedan uñas?. Por lo que leí me sorprendió el final, ibas muy bien... la próxima vez...
Animo, todo lo que has acertado no es poco, todo lo contrario, y más con toda la presión que otorga el evento y el tiempo.
Saludos
Carlos

La Guarda de Navarra dijo...

Estuve tranquilo todo el día, mis uñas intactas. Sólo en la prueba de Rías baixas y en la final note la presión del momento.
Los premios me ponen nervioso aunque sean para terceras personas.
Casualmente el representante de la D.O. Rías Baixas viajó hasta santander con Gerardo Mendez.
Saludos.

Adictos a la Lujuria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adictos a la Lujuria dijo...

Animo Guarda!!!

Supongo que en estos eventos la primera vez ha de ser de toma de contacto y una vez se conoce como se juega, jugar y ganar.

Un saludo y suerte en la próxima

La Guarda de Navarra dijo...

Gracias Adictos. Veamos cuando entra en escena el Zubiola 2005.
Saludos.

Adictos a la Lujuria dijo...

Después de las expectativas que he creado espero noticias dentro de poco de los amigos Adictos, yo por lo pronto me espero unos días para catar Zubiola, aunque le tenga ganas, pero he estado reservando los pesos pesados para el final de año y me falta tiempo ( hay vinos para catar y otros para disfrutar ).

Un saludo

elbaranda dijo...

Ánimo Guarda. La experiencia es un grado y en la próxima oportunidad seguro que nos brindas el premio a la comunidad de blogueros más chicharacheros del ciberespacio.
Un abrazo,
Mario.

La Guarda de Navarra dijo...

Gracias Baranda, asi lo haré.
Saludicos.