martes, diciembre 28, 2010

Vinos y amigos


Tras una instructiva tertulia de sobremesa, donde la enochaladura ha estado presente, he decidido comparar a los amigos con los vinos. Y no me refiero a clasificarlos como blancos, tintos y rosados. Aunque, bien mirado,…

Sin ánimo de crear cátedra, pues cada cual, espero, tenga su propia percepción, en la vida podemos encontrarnos con:

- Grandes vinos. Clásicos, con historia, con empaque. Perviven siempre, añada tras añada. Son un valor seguro, ocurra lo que ocurra.

- Vinos Guadiana. Aparecen y desaparecen. Unas añadas bien, otras mal. Botellas acorchadas o botellas extraordinarias. Impredecibles.

- Vinos recurso, vinos de consenso. Con pocas virtudes, pero resultones. Ideales para cualquier ocasión festiva.

- Vinos de culto. Su escasa disponibilidad, hace que cada instante se viva con intensidad. Siempre sorprendentes aportando sensaciones y recuerdos inolvidables.

- Vinos saturantes. Empalagosos, aburridos. Una copa es más que suficiente.

- Vinos estrellados. Se sienten los más premiados. Su diseño es fantástico. A veces tan perfectos que pueden pasar a la categoría de saturantes.

- Vinos defectuosos. Es bueno conocerlos para evitarlos. Son extraordinarios para catas didácticas. Ni para mezclar con coca-cola.

Sin duda, cada cual encontrará en su experiencia diaria la posibilidad de añadir “nuevos vinos”

La Guarda de Navarra propone aumentar este listado en el apartado de comentarios.

¡Seguro que aparecen nuevas denominaciones y hasta terruños!

6 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

Lástima que los amigos sean en su mayoria como los de recurso/consenso

La Guarda de Navarra dijo...

Hombre, algún gran vino tendrás.
Razón no te falta. También los Guadiana y los saturantes son bastante comunes.
Pero bueno, siempre, al menos, hay donde elegir.
Saludos.

Mantible dijo...

Yo me animo a sugerir otra categoría que seguro que tú, Guarda, conoces de sobra: son los «Vinos Tomayprueba», esos vinos que nuestro vecino, tío, amigo o cuñado hace en su bodeguita y que son «difíciles» de «olvidar». Aunque el chorizo con el que se acompaña sea inolvidable.

La Guarda de Navarra dijo...

Bien. Van sumándose categorías.
Saludos y Feliz Año.

Smiorgan dijo...

Yo si que tengo algún Grand Vin y alguno de culto.
A los estrellados, añadiría una subcategoría, esos que se etiquetan y envuelven como vinos de lujo y les ves venir a lo lejos, por lo falsos. Cómo les llamamos?
Saludos.

La Guarda de Navarra dijo...

Smiorgan, tal vez vinos hipócritas o vinos aparentes.
Feliz año.