sábado, marzo 01, 2008

Diez vinos, diez.



Cata en Cella Vinarium, a ciegas, para valorar alguno de los vinos de la tienda y otros que pueden estar.

Enate Blanco Chardonnay 2005. Bodega Enate. Somontano. Presenta una evolución extraordinaria, sorprendiendo con sus aromas complejos, su estructura y su fenomenal acidez. Equilibrado y sabroso. Un buen vino.
Iporos Tinto Joven 2006. Bodegas Sonsierra. Rioja. Vino joven que mantiene su naturaleza a pesar de su edad. Aromático y alegre. Goloso sobre un fondo ligeramente amargo.
Javier San Pedro Joven 2006. Bodegas Vallobera. Rioja. Amable y sápido a pesar, como el anterior, de ser un 2006. Color vivo y muy fácil de beber.
Grego 2005. Vinos Jeromín. Madrid. Sin valorar por defecto. Creemos. Un exceso de carbónico y aromas poco normales avisaban de su mal estado.
Campeador 2004. Bodegas Martínez Lacuesta. Rioja. Interesante persistencia en un vino de corte clásico donde sobresalen terciarios y fruta madura. Lógicamente mejoró con el tiempo desde su descorche.
Sierra Cantabria Cuvee Especial 2002. Bodega Sierra Cantabria. Aromas y textura de clásico riojano. Acidez de grato recuerdo. Facilón y agradable.
Líbalis 2006. Castillo de Maetierra. Valles de Sadacia. Sorprendente, nadie dio con su procedencia, si con la variedad predominante, el moscatel. Terpénico, muy aromático en nariz y cierta ligereza en boca. Intensidad, frescura y finura.
Saxum 2005. Terna Bodegas. Rueda. Intenso, de nariz exótica y tropical. Gran complejidad, muy equilibrado y frescura para regalar.
V3. Terna Bodegas. Rueda. Atractivo a la vista y amplitud en boca. Perfecto ensamblaje con la madera de su crianza.
Palacio de Menade Dulce 2005. Sitios de Bodega. Rueda. Vino dulce de Sauvignon Blanc. Armónico, alejado de empalagosidades. Fresco, gustoso, excelente para postres o no…

Interesantes vinos que La Guarda de Navarra recomienda, con la única duda del Grego 2005.
¡Todos sin complejos!