sábado, febrero 05, 2011

No me gusta el vino


Lástima. Acabo de descubrir que no me gusta el vino…
O quizás que no me convence el vino que gusta a los demás.
No se cuantos vinos habré catado durante el mes de enero.
No se las veces que me han sugerido que cate este o aquel, “está cojonudo, ya me dirás”.
En el 90% de los casos no he sabido, o he preferido no responder.
Entiendo que es cuestión de cada cual. “El pan cambiaó y el vino acostumbraó”.
El gusto es personal e intransferible. Cada paladar es un mundo. Si yo os contara.
Pero hay veces, pienso, que si no es por puro convencimiento, por un acto de fe, por profesar cierto amor a la bodega, por ser amigo del bodeguero, por que el vino es del pueblo de origen o por qué se yo, no hay forma de beberse el contenido de la copa.
Y no es que ese vino sea malo o peor, es que no ofrece nada, no aporta nada. Como ese vino hay mil.
Para los que me leen y estén pensando que claro, como pequeño distribuidor, tengo que barrer para casa, adelanto que andan descaminados.
Como aficionado novel, los expertos son otros, me encanta probar todo lo que cae en mis manos, pruebo a la “competencia” constantemente, bebo vinos que, aún conociéndolos, debo darles otra oportunidad. Y todas las que sean necesarias, aunque muchas veces no las merezcan.
Valoro el trabajo de todos aquellos que, con humildad y honestidad, dedican su vida, su tiempo, a conseguir que la uva se exprese dentro de una botella.
Pero hay a algunos que, la verdad, se podían haber dedicado a otra cosa.
Como consumidor tengo derecho a opinar, pues pago, y lo hago.
A día de hoy, por donde yo me muevo, los vinos más vendidos, en contra de lo que pudiéramos pensar, no son los mejores.
En la actualidad, los vinos más vendidos son los más baratos.
Los vinos de moda en tascas, vinotecas y restaurantes son los excedentes de cosechas pasadas o aquellos que han decidido suicidarse económicamente.
El consumo viene marcado por el precio y eso empieza a ser peligroso. No importa nada más. Es triste pero es la realidad.
Incluso aquellos que viven de la renta de su marca deben claudicar para mantener su cuota de mercado.
Si fuésemos capaces de regular los precios del vino, o de clasificar el vino por su precio, otro gallo cantaría.
La Guarda de Navarra pide reflexionar sobre lo anterior.
¿Cómo puede venderse un reserva a 1.50€? ¿Como un vino que la bodega lo valoró en 50€ se puede rebajar, de repente, a la mitad? ¿Hablamos de chollos o engaños?
Entiendo que la liquidez de las bodegas está bajo mínimos pero alguien debería controlar que unos sufran el fracaso de otros.

6 comentarios:

Adictos a la Lujuria dijo...

En estos últimos años muchos han vivido de fantasías y la realidad es otra.

Esperemos que el mercado acabe de ajustarse y ponga cada vino en su sitio. No creo que sea asumible que ciertos vinos estén a más de 30 euros ni creo que una vez eliminados los stocks de ciertas bodegas, si logran salvar la quiebra, puedan estar comercializando crianzas y reservas por debajo de los 2 euros.

Salud

SIBARITASTUR dijo...

Y luego algunos se lamentan de la situación del vino en España y ademas piden dinero del estado para vender, es una tomadura de pelo. Siempre digo lo mismo, el problema de la situación del vino es España radica, en general y simplificando, en las bodegas y sus formas de hacer y vender.
Estupendo Post, lo subo al facebook

Anónimo dijo...

Cada segmento tiene su público, bien por gusto bien por precio, pero en cada segmento tenemos vinos buenos y malos y vinos con relación calidad precio buena, normal y mala.

Cierto es que con la crisis se compran vinos de menor precio, pero hay vinos buenos en el rango 10-15 euros según la D.O. y según aspiremos a reserva, crianza, tinto roble/"barrica" o vino joven.

Hay tintos con 6-8 meses de envejecimiento más baratos y mejores que muchos crianzas de D.O de renombre y bodegas de tronío que sacan medios vinos( vinos sin alma ) porque hay que estar en todos los rangos de compra.

Bodegueros hagan las cosas con calidad y honestidad que es uno de los mejores remedios para vender y atraer clientes que hoy serán de vinos de 10 euros y mañana lo serán de vinos de tu marca a 25-40 euros.

La Guarda de Navarra dijo...

Adictos, además de estabilización del mercado, creo, tiene que ver con la honradez.
Sibaritastur, ahí está la madre del cordero.
Anónimo, pues claro que hay buenos vinos por 1€, dentro de lo que cabe, y también`por 100€. El tema son las fluctuaciones y las devaluaciones de precios y productos.
A veces me recuerdo esto a las rebajas.

Donde se ha visto que un vino valga hoy 5€, mañana 2.50€ y pasado, por quedarse una operación, 1€.
Honestidad y coherencia.
Todos los vinos tienen sus clientes. Si hasta esos en los que estamos pensando. Pero lo que hay que hacer es regularlo.
Otro ejemplo es la contraprogramamción televisiva, a todas luces ilícita.
Los vinos valen X por que eso me cuesta elaborarlos, y punto. Si no me están engañando.
Y no hablemos del siguiente escalafón.
Saludos a todos.

Tierra dijo...

Desde luego yo no compro el vino por su precio, lo compro por su calidad. Aunque cada vez se complica mas para que alguno te sorprenda. Son todos muy homogéneos (Sin alma)

Anónimo dijo...

estalló la burbuja inmobiliaria como lo hace la del vino.

Roberto