domingo, febrero 17, 2008

Lo que bien empieza, bien acaba.


En la tarde noche del sábado disfrutamos de un espectáculo curioso y poco habitual.
En Logroño, en uno de los pubs de “la zona”, Gonzalo Gonzalo, uno de los winemakers más peculiares que uno puede llegar a conocer, me invito a conocer como es posible fusionar música y vino.
Alrededor de cincuenta personas fuimos testigos de cómo una reunión, una fiesta, puede girar en torno al vino sin necesidad de otros ingredientes. ¡A pesar del tabaco y la humareda inicial!
El Dr. Vito fue el encargado de seleccionar, de sus vinilos, cada uno de los temas.
Los vinos, variados y bien defendidos, acompañaron cada selección musical mientras Gonzalo nos adornaba sus intervenciones con breves descripciones.
Catamos en primer lugar su Orgullo Blanco, para pasar a un cava riojano de la casa Escudero. Nos sorprendió con un Sauterrnes y un rosado navarro de Orvalaiz, antes de terminar con dos tintos, Orgullo Tinto y LazarusWine Naranja.
Gente joven, treintañeros o menos, en su mayoría conocedores de la trayectoria de Gonzalo que me sorprendieron pues por aquí, en mi Pamplona adoptiva, no es nada habitual este tipo de público. Mi enhorabuena por saber, y poder, congregarlos.
Pero ahí no acabó la noche. No se entiende la capital riojana sin visitar la calle Laurel o la San Juan.
La primera atestada de gente a las diez de la noche, a pesar de la crisis que tanto se llora por aquí, no nos permitió nada más que pasear por ella sin poder entrar a ninguno de sus bares típicos.
La segunda sin tanto jaleo nos obsequió con sus buenos pinchos, los de comer con una sola mano, y sus excepcionales vinos alejados de precios desmesurados y madera. ¡Maceración carbónica divina!
Para terminar, un ejemplo de porqué del éxito de Logroño.
La Cueva, C/ San Juan 13. Sábado 16 de febrero de 2008 a las 22:19h. IVA incluido.
Dos tintos jóvenes Muñarrate, en copa, a 0.70€. (1.40€)
Dos pinchos de champiñón, con cuatro champis y gamba, a 1.20€. (2.40€)
Una brocheta de sepia, con cuatro sepias ínfimas, a 1.20€.
Total: 5€.
No comment.
Fantástica y recomendable afición al poteo que La Guarda de Navarra practica habitualmente y que le gustaría compartir con todos para ayudar a comprender que es el “maridaje” y la felicidad.
¡El Cielo existe!


video

5 comentarios:

Adictos a la Lujuria dijo...

Mi familia política tuvo mucho que ver con un clásico de la calle Laurel, con unas anchoas muy especiales, y cuando he tenido la ocasión de visitar y probar lo que toca en cada sitio y en el mejor momento ( según los que saben) el disfrute ha sido mayúsculo .

Envidio tu sábado en Logroño, vinos y tapas en la calle Laurel.... y yo cambiando pañales.

Un saludo

Anónimo dijo...

Curiosa experiencia la tuya, y me refiero a la fusión de música y vino y no a tu visita a la Laurel y San Juan, altamente recomendable.
He de reconocer que, a pesar de acudir con menos frecuencia de la deseada, siempre me sorprende la masiva afluencia de la calle Laurel. Y no menos me sorprende que, a pesar de ello, siempre acabemos haciéndonos un hueco ...

Olga

Sobre Vino dijo...

Pasé por la Laurel una semana antes que tú. A mediodía del domingo anterior me sorprendió no encontrar tanta gente como otras veces (entre las 12:30 y las 14). Coincido en lo de los precios. Pamplona es j*#@+€mente cara, y le salen más las vergüenzas cuando la comparas con la ciudad vecina.

Un abrazo.

PS: ¿Estarás en la vertical de La Cantera?

La Guarda de Navarra dijo...

Adictos, cada cosa tiene lo suyo. Vino y pañales comparten adjetivos comunes:intensidad aromática, untuosidad,color...:-))

Olga,la verdad es que es un evento curioso que quiero traer a Pamplona. Puede que Cella Vinarium sea su próxima estación pero quien sabe...Sobre la Laurel y adyacentes, mejor no decir nada. Con eso queda todo dicho.

Sobre vino, absolutamente de acuerdo sin recrearme más en la suerte y dañar, más, algunos oidos.
Sobre la vertical, siento decirte que no estaré. Primero el tiempo libre escasea durante la semana, aunque decidí reservarme una plaza por si las moscas, pero lo hice tarde. Aunque no me importa pues el próximo 6 de marzo, jueves, Javier presenta todos sus vinos en Cella Vinarium. Tengo todo listo para ese día, solo falta que aficionados como tu y como Olga, Adictos dudo que se desplaze, le rindan homenaje a un viticultor de los pies a la cabeza y a sus vinos.
Tendremos dos añadas del Vendimia Seleccionada, 04 y 05, Sh 2006, Finca de la Cantera 2005 y Lola Garcia 2004.
Así que me da pena pero menos. Sarna con gusto no pica.

Saludicos a todos.

Adictos a la Lujuria dijo...

Buenas noches Guarda

Va ser que no es lo mismo aunque algunos vinos son .......................... eso cambiando de tema, que no, que no podré ir a la cata porque me coge un poco mal pero pronto os acompañare desde casa disfrutando de algunos de los vinos de Javier.

Un saludo